9. nov., 2022

TRAFALGAR BAR

Nueva apertura del otoño 2022. Es un bar en toda regla ya que el protagonista es la barra. Ofrece algunas mesas bajas pegadas a los ventanales y casi todas altas con taburete, más los puestos alrededor de la barra que es donde estuve yo. Me gusta el hecho de poder reservar en barra, me gusta la vida de barra para algo informal. La barra muy chula como las antiguas, de estaño.  Al fondo tiene una mesa de billar. La decoración es inexistente, tipo industrial, todo al aire, columnas de cemento sin recubrir, tubos vistos por los techos, y las clásicas botellas que adornan la barra. No es el clásico bar atiborrado de gente con el suelo lleno de palillos y servilletas de papel, ni el ritmo frenético de los bares españoles; digamos que es un bar "lujoso", tranquilo, sin bullicio y más silencioso de lo habitual; yo creo que funciona bien el aislante que tiene en los techos. Dentro de la barra también preparan cocktails. Si comes en las mesas te pondrán plato, vajilla, pero en barra todo viene servido en bandejitas de acero inoxidable. La carta escueta, unos 14 platos como para compartir y 3 platos que podrían llamarse "principales". De algunas cosas tienen medias raciones. También cuenta con una extensa carta de cocktails, varios jerez, palo cortado, vermut, y muchas referencias de vinos. Os cuento lo que comí: de aperitivo trajeron una bandejita de queso -yo diría que Tête Moine- por el tipo de corte de la máquina, en forma de flor; a mi #mencantaelqueso y este aperitivo me encantó; viene acompañado de unos picos, vulgares. Pedimos: una Gilda de anchoa, gordales y piparra (2,35€/un.) que estaba muy muy buena, cada día me gustan más las gildas; Ensaladilla rusa (8€/media ración) con un buen atún y a base de patata principalmente; estaba muy rica y la media ración es muy generosa; Anchoas con mantequilla ahumada y tostada (9,50€/media ración); están magníficas las anchoas, limpias, carnosas, y la mantequilla también deliciosa; la media ración son 4 anchoas con sus 4 tostadas, ¡abundante!; Corvina macerada y crema de ajillo (14€), lo sirven demasiado frío, tanto que no sabe a nada, podría ser corvina o panceta ibérica porque el frío se come el sabor; una pena porque es un plato bonito y bien resuelto; Pepito de solomillo de vaca vieja (12€), una lástima la carne -que debe ser buena- estaba como una suela, quizás también está cortada demasiado fina y ¡cuidado! viene con cebolla caramelizada que no lo avisan (para los cebolla haters). De postre Torrija (6€) que no vale nada y Tarta de queso (6€) que estaba muy buena. ¡ah! un detalle. Posterior a mi visita me hablaron por IG y me dijeron que no compartían mis stories porque "sólo compartimos imágenes sin música y que estéticamente vayan alineadas con nuestra imagen"; pues las había sin música y la estética de sus stories que vi, cuadra perfectamente con las mías; claramente les molestó lo de la carne; siento que las críticas -que yo considero constructiva para ellos- no las sepan aceptar.  RESUMEN: Están más ricas las raciones de compartir que los platos "fuertes" digamos. Me parece un error que no tengan pan, y los picos son muy vulgares; al menos, ya que no hay pan, yo pondría una variedad de picos y/o galletitas y tostas; los picos todos iguales resultan repetitivos con todos los platos. El parking más cercano es el de la misma calle num. 18.  Alburquerque, 14.

6.5/10  €/€€€€  https://www.bartrafalgar.es/   -IG-   VIDEO