9. jun., 2022

RAZA

Comida en este restaurante argentino del mismo grupo que fue “la vaca argentina”. El local es precioso, con ese aire draculino, tétrico-chic que dan las brasas en la zona de parrilla tan oscura, la decoración toda en negros y blancos y las velas a medio consumir como en los castillos del medievo. Los muros son de piedra de granito como por fuera y otro de ladrillo visto, ¡chulo!. Además tiene el añadido en su interiorismo de estas magníficas columnas de hierro antiguas que le dan un aire muy elegante. Luego al sentarte realmente no es nada oscuro porque tiene unos ventanales amplios a la calle en donde estuvimos; en esta zona todas las mesas son redondas, siempre me gustan las mesas redondas. También hay 4 puestos en una barra frente a las brasas donde comer y vivir la parrilla más de cerca. La iluminación es perfecta sobre cada mesa (importante para mis fotos, je je). Al fondo tiene otro comedor con mas mesas. El servicio fantástico, súper atentos, amables y rápidos. La mesa muy bien vestida con su servilleta de tela por supuesto. Nada más sentarnos nos esper un pan delicioso de un obrador amigo del jefe @pasteleriaamerica, mantequilla cremosa, tomate rallado y aceite de @palaciodelosolivos, que es el aceite que compro yo en casa desde que tuve la oportunidad de probarlo cuando me regalaron 2 botellas en el Salón gourmet y me pareció brutal. Como aperitivo de la casa un salmorejo en vasito muy bueno. La carta tampoco es muy extensa en tipos de carnes, en otros he visto cartas más amplias. Como entrante a compartir un Mini Steak tartar (4€/un.) que lo sirven sobre una regañá y con huevo de codorniz encima; estaba muy bueno, pero demasiado fría la carne. Como platos principales 2 carnazas sangrantes (como dicen los franceses), mugiendo que digo yo. Una fue Ojo de bife (25,50€/300gr) o lo que aquí llamamos lomo alto; esta pieza estaba soberbia, era como mantequilla, se cortaba casi sin cuchillo y de sabor buenísima. También pedimos una pieza de Lomo bajo Holstein (24€) que es una vaca holandesa; esta carne me gustó menos, resulta más dura. Como acompañamientos unos Puerros confitados a la parrilla (6€) muy ricos y ración inmensa y unas Patatas fritas (3,90€) normales. De postre pedimos un Crumble de mango (7€) que también estaba muy sabroso. Pedí una copa de vino blanco Viña Abad (4€) pero cuenta con una buena cantidad de referencias sobre todo de tinto. El parking más cercano es el de Pza. del Rey. Barquillo, 8.

8/10  €€/€€€€  https://razamadrid.com/   -IG-   VIDEO