19. may., 2022

IKIGAI VELAZQUEZ

Nueva apertura, hermano del de Flor Baja que no conozco.  Este es el local de “Rugantino”, junto al ex-VIPS de López de Hoyos que también ha cerrado. A la entrada sobre un suelo de madera se encuentra la terraza. La bajada al local es ligeramente mareante por unas escaleras al centro de la tierra en donde se proyectan unas luces que no es lo más apropiado cuando estás en una escalera. Estas bajadas tan profundas están de moda; es del estilo de LEÑA, una oscuridad tremenda por todo el recorrido de la escalera. Llegas abajo y el local ha mantenido el tipo cueva en las paredes y techos abovedados que tenía “Rugantino”, pero lo han pintado de un color un poco más beige (antes creo recordar que era totalmente blanco). Hacía bastante calor y, a pesar de que pedimos que pusieran un poco más fuerte el aire, no lo logramos. Las mesas están muy separadas y muy bien vestidas, con buen mantel y servilleta de tela y los palillos con su pieza de apoyo; ¡muy lujoso!. Hay una barra con unos 8 puestos donde seguro que es mucho más completa la experiencia y con mejor atención; delante se puede observar cómo van haciéndote la comida, pero nosotras estábamos en mesa. El servicio me pareció bastante lamentable; todo teníamos que repetirlo varias veces y la lentitud para todo era exasperante, puede que estén todavía en proceso de rodaje y adaptación, pero no estaba ni mucho menos lleno, como para haber podido atendernos mejor. La carta es de las más extensas que he visto en un restaurante de este tipo, tiene hasta 16 nigiris fusionados y otros tantos tradicionales. Vamos con la comida que digo ya de antemano que me pareció riquísimo todo. Nos trajeron de aperitivo un gazpacho de gamba blanca con aguacate ahumado, ¡delicioso”, muy original. Después todo para compartir: Langostinos en Tempura (24€), diferentes a los clásicos que vemos en los japos; parecen las típicas gambas en gabardina de toda la vida, pero claro… éstos langostinos son ¡magníficos!, buen tamaño y grandísimo sabor; Ramen Seco (17€) es ¡estratosférico!, nada que ver con el clásico Ramen, no es una sopa, son noodles con setas shitake, yema de huevo y carne, ¡BRUTAL!; Gyozas de sobrasada (3€/un.) muy buenas, aunque el sabor de la sobrasada es potente, la masa es deliciosa, quizás resulten un pelín aceitosas; Gyozas de gamba y puerro  (3€/un.) también riquísimas; Uramaki de atún picante (19€), también rico el sushi (es un roll cortado en 8 porciones); Nigiri de lubina y beurre blanc (4€/un.) ¡nivel Dios!; Temaki de salmón clásico (8€), el temaki es el alga en forma de cono y también delicioso. No pedimos postres pero nos trajeron unos petit-fours de brownie que estaban muy ricos. La comida la acompañamos de refrescos y 2 copas de blanco "Pouilly-Fume"  (5.50€/copa). En resumen: es un sitio con una cocina magnífica pero muy mejorable en el aspecto servicio y entrada al local. No hay parking cercano en esta zona pero por las calles de detrás de velázquez no suele haber problema. Los precios son bastante elevados. Velazquez, 136.

8/10  €€/€€€€  https://restauranteikigai.com/ikigai-velazquez/  -IG-  VIDEO