19. mar., 2022

MONCALVILLO

Comida improvisada aquí con unos amigos que conocen a María, la dueña. El local es pequeñito, sin ningún tipo de interiorismo que llame la atención; todo se centra en el buen producto y la buena cocina sin perder esfuerzos en una decoración más o menos bonita. La mesa muy bien vestida con mantel y servilleta de hilo, plato del pan y todos los detalles; además era una mesa muy cómoda de estas cuadradas que estás tan cómodo como en una mesa redonda. Eramos 6. El servicio es muy cuidado de la mano de María que es todo amabilidad y savoir faire contándote todos los platos con verdadera profesionalidad. Nos sentamos y nos traen la carta, escueta pero completísima, una carta tradicional con platos de toda la vida, sin florituras. De aperitivo nos traen unas brochetas de calabacín, tomate, patata y langostino que estaban deliciosas. Para comer pedimos de entrantes: Callos (17€) que estaban muy buenos, aunque a mi me gustan con un poco más de vidilla, los traen cortados muy chiquititos y predomina el morro frente al callo. También pedimos un tomate aliñado (16€) ¡delicioso!, viene pelado y con un aceite picual magnífico, el mismo del aperitivo con pan riquísimo; Foie mi-cuit (22€) con pan tostado, ¡estratosférico!, es casero y está maravillosamente elaborado. Como platos principales un mix merluza/chipirón (22€), en donde la merluza es a la romana ¡¡¡¡¡galáctica!!!!! de una suavidad y frescura extrema; además está muy bien elaborado el rebozado, y chipirón en su tinta que estaba rico pero más flojo, ambas cosas acompañadas de una racioncita de arroz; también con las merluzas pedimos pimientos asados, que no eran destacables. Si vienes tienes que pedir la merluza, pero pídela sola (24€) porque vienen más trozos y el chipirón tampoco merece tanto la pena. Steak tartar (20€) ¡magnífico!, con el punto de picante que te preguntan y acompañado de unas patatas fritas de las mejores que he comido, son cortadas como las patatas fritas normales pero en láminas finísimas, deliciosas. Carrilladas (19€) ¡buenísimas!, tiernas, se deshacían; vienen acompañadas de muchas verduras cocidas. De postre Tarta tatin (7€) y Pie de limón (7€) ambos postres muy logrados. Pedimos 3 botellas de vino "Gazur" (22€/un.) que estaba muy bueno y yo ya me estoy aficionando al vino, aunque no tanto como para haber pedido 3 botellas; creo que la última sobraba.  El parking más cercano está en la calle gravina. San Lucas, 5.

7.5/10  €-€€/€€€€   https://www.instagram.com/restaurantemoncalvillo/  -IG-  VIDEO