17. feb., 2022

TABERNA PEDRAZA

Cena con amigas. Somos 9 y fue una cena bastante ligera, pero probé lo suficiente para saber que esta es una taberna en la que se come de maravilla a base de productazo de temporada y magníficas elaboraciones. Santiago Pedraza y Carmen Carro elaboran los platos de toda la vida, como si lo hiciéramos en nuestra casa y aquí está integrado también el cocido de Carmen que nació en 2015 y, en apenas un año, se convirtió en uno de los sitios de referencia en la elaboración de este tradicional plato madrileño. Yo conocía la Taberna de cuando estaban en la calle Ibiza pero esta vez me ha gustado aún más, así que le subo medio punto. El local me pareció más incómodo que el anterior; es más grande sí, pero muy ruidoso y un poco agobiante la parte del fondo donde estaba nuestra mesa, pegada a la mesa de trabajo de los camareros con un soniquete de sus conversaciones imperando sobre la conversación de mi mesa con mis amigas ¡muy incómodo!, al menos muy incómoda esta mesa (pide estar lejos de la mesa de servicio de camareros). El local abajo tiene unas pequeñas mesas como para picar algo y, para acceder al comedor, es subiendo unos peldaños de escaleras, pero ¡ojo! Hay un ascensor para salvar estos escalones si vienes con alguien mayor o impedido. El servicio fue bueno aunque trajeron algunas raciones sin cubiertos para servirnos. La mesa está muy bien vestida y completa. Como aperitivo nos trajeron un pan buenísimo con mantequilla y aceite deliciosas ambas cosas. La cena fue toda a base de raciones a compartir, además es muy cómodo porque prácticamente todo se puede pedir por unidad. Alcachofas (3,10€/un.), deliciosas, blanditas, en su justo punto sin hojas duras; Croquetas de jamón de bellota (2,20€/un.), bechamel suave, intenso sabor a buen jamón; Croquetas de merluza (2,30€/un.) igualmente buenísimas; Ensalada de tomate de temporada (9,5€) estos tomates son súper sabrosos a tomate de verdad y el aliño es con un buen aceite, estaba soberbia; Tortilla de Betanzos (16€), si no conocéis este tipo de tortillas aquí es su especialidad; a mí particularmente no es el punto que más me gusta, la patata al dente y el huevo chorrea crudo al cortar. Tienen un contador de tortillas desde el día que abrieron (ya lo ví en Ibiza) y nos comimos las tortillas número 63020 y 63021; Fritos de Pitxin (rape) (24,50€) deliciosos, estratosféricos, para comerse 3 raciones, pescado super fresco y rebozado perfecto. No pedimos postre. Sí una botella de vino blanco “Crayon” (23,50€). Definitivamente las tabernas de Madrid han logrado posicionarse en lo más alto en cuanto a calidad en sus platos tradicionales de nuestra cocina. El parking más cercano está en la calle villanueva 2. C/ Recoletos, 4.

8/10  €/€€€€  https://www.tabernapedraza.com/   -IG-  VIDEO