12. ene., 2022

DAVVERO (Galería Canalejas)

Vengo a conocer este nuevo espacio que ha abierto en los bajos del hotel four seasons de Madrid, es el “Food Hall” dentro del complejo Galería Canalejas en el que, próximamente, abrirán lo que falta que son las tiendas de lujo en plan Centro Comercial. Pues bien el food hall es un concepto no nuevo en Madrid ya que existen varios espacios así con comidas diversas alrededor de un pasillo (Mercado de San Miguel, Platea, ECI gourmet, etc.), aunque lo que sí es diferente es lo lujoso que es y que son todos los restaurantes. Esta es la parte positiva de estas galerías, pero la parte negativa es cómo está concebida la galería; resulta que tiene un acceso desde la calle con unas escaleras como de bajada al metro y ese tubo de acceso hace que abajo haya unas corrientes tremendas, y el frío es insoportable en todo el complejo, incluso dentro de los restaurantes ya que éstos también están abiertos al “pasillo”; esas corrientes pueden con la calefacción del interior, eso tienen que arreglarlo poniendo unas puertas o algo porque si no ahí no se puede uno sentar a comer ni cenar. Otra cosa que no me ha gustado es que está en un sótano, sin luz natural, es un poco lúgubre, no sabes si es de día o de noche y tercera cosa negativa que veo es que la música de cualquier local en el que te sientes (en mi caso el italiano) no se puede modular porque es común a todo el complejo; les pedimos que la bajaran un poco por favor y nos dijeron que no pueden, que están fastidiados porque es para todos la música. Una cosa que me ha extrañado son los restaurantes que se han instalado aquí; esperaba encontrar más nombres o grupos conocidos y no estos restaurantes o pastelerías tan desconocidos; ¡me ha chocado!
Una vez explicado el complejo, os cuento mi comida en el italiano DAVVERO. Local muy bonito, pero helador, mesa muy lujosamente vestida con vajilla lujosa y servilleta de tela, atención muy profesional por parte de un italiano muy servicial y la señorita que nos cambió de mesa varias veces para ver dónde hacía menos frío.
De aperitivo nos trajeron un aceite de limón que no valía gran cosa acompañado de un variado de panes que sí estaban ricos. También unas bolitas de masa tipo empanadilla rellenas gorgonzola y pera que me hubiera comido 10, DELICIOSAS!. Como entrante a compartir pedimos “Crudo di branzino” que es un carpaccio de lubina salvaje al limón que estaba muy rico y muy bien aliñado (24€). Como platos principales pedimos 3 pastas: Raviolis rellenos de rape en salsa de calamar, Cherry y calamarcitos (22€) que me pareció la más rica de las tres, los calamares muy tiernos y los raviolis muy bien hechos; “Spaguetti allá chitarra” que son unos Spaguetis con cordero y ternera acompañados de albóndigas (20€), a mí me gustan los spaguettis más finos o sino ya los tagliatelle, estaban muy al dente, me parecieron bastante flojos, porque el tomate no me pareció suculento y las albóndigas un poco secas; Spaguetti fruti di mare con almejas, langostinos, calamares y mejillones (25€), una pasta clásica de toda la vida con unos langostinos bastante considerables de tamaño, pero lo mismo, el tomate omnipresente en todos sus platos deberían mejorarlo. No pedimos postres; fuimos a tomarlo a otro de los sitios de la Galería. Fuimos a “el goloso de Tarancón” que lo describo en su sección. La factura la traen de una forma muy original, metida en una cafetera de las de presión de toda la vida pintada con los colores de la bandera. En resumen es un restaurante italiano un poco más exclusivo que los clásicos con platos de pasta más elaborados, con muchos ingredientes, pero no por ello, mejores. Los precios son elevados pero es normal, estando donde está y dado lo lujoso del sitio. Alcalá, 12. Planta -1.

6.5/10   €€/€€€€ https://davverorestaurante.com/   -IG-  VIDEO