13. nov., 2021

HERMOSILLA

Cena en este novedoso sitio, de los sitios "in" de Madrid que se suele decir. Novísima apertura de la mano de Alberto y su mujer, empresarios mexicanos con varios restaurantes en México, y ahora empiezan su andadura en Madrid.  Local en el que estuve cuando era otro restaurante y... ¡madre mía qué cambio!. El local tenía un vacío en el suelo por donde subían todos los olores de la cocina (que debía estar abajo) y, menos mal que eso ha cambiado. Ahora el local es precioso, con todas las paredes de ventanales inmensos de cristal; yo fui de noche pero de día debe ser todo luminosidad. Me gustó mucho el local, y nuestra mesa era estupenda, redonda y junto al horno del maestro pizzero, sin olores ni ruidos provenientes de ahí aunque parezca mentira. Lástima que la calma y tranquilidad del local quede trastornada por una música a tope de volumen atronadora que parecía que estábamos en una discoteca. Esto, unido al vocerío de las conversaciones, hacía que no pudiéramos oirnos entre nosotros. Y eso que nuestra mesa estaba al fondo un poco apartada... Cierto es que el público general era muy jóven y les gustará este estruendo, pero yo nunca entenderé ese afán de poner músicas a tope en un sitio al que vas a disfrutar de la conversación y la comida...  La mesa de mármol rosa, informal, sencilla, con servilleta de tela y todo nuevo. El servicio fue muy amable, atento, simpático y eficaz por parte de unos chicos creo que mexicanos también. Aún les falta algún detalle, como por ejemplo las cubiteras para el vino, pero lo resolvieron de maravilla con una enorme jarra. Vamos con la comida; Traen un pan delicioso, es un pan de pizza recién elaborado y horneado que te comerías mil; viene con un dip para mojar. Entrantes a compartir: Croquetas de changurro, mayo ahumada y pimienta rosa (14€/4un), estaban buenas pero la mayonesa ahumada imperceptible; Almohadillas de paletilla ibérica, parmesano y balsámico (13€/4un.) lo mejor de la cena, está delicioso, cuando muerdes sale el queso deshecho ¡muy logrado!; Ceviche de corvina (17€) rico pero sin más, los he comido mejores. Platos principales: Pizza de pesto de alcachofa, provolone y panceta (15€) que estaba muy buena, realmente las masas las bordan, el maestro pizzero tiene mucho trabajo elaborando el pan que sale a cada mesa y las pizzas. Papardelle, ragú a la antigua, jugo de ternera (18€), esperaba más de este plato que me habían recomendado. De postre Brownie (8€) que estaba un poco seco. Los cafés que pedimos estaban muy buenos y con una presentación muy bonita. Bebimos una botella de vino Verdejo "Cucú cantaba la rana" (18€) que no cuento en lo que pagamos (siempre mis precios son sin vino). La carta no es muy extensa pero es muy apetecible. Me gustaría repetir por probar algún plato del "Josper" porque creo que no acertamos demasiado con lo que pedimos y tampoco pude probar muchas cosas porque pedimos todos lo mismo de plato principal. Para aparcar tienes un parking un poquito más arriba de la misma calle que sales como peatón a Serrano. Hermosilla, 4.

6/10   €€/€€€€   https://instagram.com/hermosilla.mad  -IG-   VIDEO