12. nov., 2021

CASA MORTERO

Vengo a cenar a esta casa de comidas con tintes de autor y fusión, es decir la típica casa de comidas de guisos, cuchara, brasas, callos, pero todo con un giro de tuerca muy muy rico. El local es muy minimalista, con sensación de amplitud, no sé si las mesas siempre están así de separadas. Al entrar una barra a la derecha y en total muy poquitas mesas. Al fondo la cocina y los baños. Tiene una columna de esas antiguas de hierro tan bonitas que proliferan en este y otros barrios de Madrid en locales y viviendas. Local acogedor, sin músicas mareantes ni ruidos incómodos, lo que ayuda a una cena muy relajante y agradable. La mesa informal sin mantel, servilleta de papel😏, pero platito de pan, vajilla mona y no importa la informalidad en mesa "te traemos los platos, las cazuelas, las salseras, la olla con las alubias". El servicio fue estupendo, nos atendieron con agilidad y profesionalidad y eso que éramos 9 y muy pesados😀. De aperitivo unos cuenquitos con muy buen aceite y rico pan. Yo pedí mi zumo de tomate preparado que estaba poco picante para mi. La cena fue a base de platos a compartir y platos principales para cada uno. Vamos con los entrantes: Croquetas de jamón (eso ponía) aunque yo diría que eran de cocido o de guiso de carne; Pedimos media ración (8€/3un.) y ración entera (11€/6un.) deliciosas de sabor aunque el interior no sea muy fluído. Torreznos pedimos media ración (6€) y una entera (10€), estaban cero grasientos y muy rosita el interior y churruscada la corteza, pero un poco sosos, sin más; Callos (14€) riquísimos con su justo equilibrio de morro y pata, su puntito de picante y gelatina ¡deliciosos! muy recomendables; Steak tartar (22€), en la mesa le añaden la yema de huevo y un jugo de pimiento (creo), todo lo demás ya viene mezclado con la carne. Preguntan el punto de picante pero no lo dan a probar y para mí estaba flojo en general, de sabor y de punto. Lo traen con tostadas de pan y, si necesitas más, traen más. Mejillones Tiberios (15€) con escabeche casero y una salsita semi picante, estaban sabrosos y de muy buen tamaño y calidad. Como platos principales: Espeto de sardinas (15€) con pimientos del piquillo asados y aliño picante ¡locurón este plato!, la sardina no viene como tal en el pincho pero sí está elaborada a la brasa, igual que los pimientos, plato muy redondo y logrado, 100% recomendable; Arroz con pato (19€) elaborado en cazuela de barro, viene con espárragos verdes, pieles crujientes de pollo y en el centro un derretido de torta del casar, un arroz distinto, original, con un sello particular muy muy sabroso y conjuntados todos los ingredientes, ¡top!; Alubia roja con cabezada ibérica y oreja crujiente (19€), plato contundente pero que resultaba ligero porque no es gran cantidad y no están fuertes, riquísima combinación con el cerdo; Lomo de vaca (27€/400gr), lomo de vaca vieja madurada 30 días, ¡estratosférico!, top de punto en brasa y sabor; Albóndigas (18€), con patatas fritas en cuadritos y piparras fritas por encima, gran ración (vienen 7 u 8), por fuera muy marcadas lo que hace que parezcan duras, pero el interior es suavísimo y menos hecha la carne, ¡muy ricas! al igual que la salsa; Patatas a la importancia (17€) Con kokotxas de bacalao, huevo frito y papada curada, y para rematar le añaden por encima un juego de albahaca; a ver... voy por partes con este plato tan historiado. Primero decir que las patatas a la importancia clásicas guisadas en sus jugos es uno de mis platos FAV, continuar diciendo que las kokotxas le van bien, pero el huevo y la papada lo veo excesivo, y me gustaría con una de las dos cosas (no juntas), no soy muy de mar y montaña. Dicho esto, las patatas en sí estaban exquisitas, pero me gustan menos historiadas. Pasamos a los postres: Tarta de queso con helado de toffee (7€) ¡deliciosa! de las ricas, ricas, fluída y gran sabor; flan de leche tostada al AOVE (6€) hacía tiempo que no tomaba un flan igual de suculento; 1/2 tabla de quesos artesanos españoles (10€) riquísimas las 4 variedades; los quesos vienen acompañados de una mermelada casera de naranja que tiene débil sabor a naranja. Pedimos 2 botellas de vino blanco de Rueda (18€/un) que estaba a una temperatura perfecta. La ubicación es Madrid central y el parking más cercano es el de Cortes, tambíen te puede valer el del nuevo Four Seasons, pero está más lejos. Zorrilla, 9

7.5/10  €-€€/€€€€   https://casamortero.com/     -IG- VIDEO