30. sep., 2021

FIGARILLA TABERNA

Cena totalmente improvisada en esta taberna andaluza frente al Bernabéu de reciente apertura. Lo primero decir que, si llego a mirar en el mapa, que estaba encima de las obras del estadio, no vengo; la terraza es super ruidosa porque esa calle es un embudo de coches ahora mismo. El local interior es inmenso, en dos plantas. Tiene una zona en la entrada muy amplia con mesas altas junto a la barra, otra zona al fondo en otra altura, y la planta de abajo. La terraza, como digo, es muy bonita, con sillas de mimbre, sombrillas y maceteros que intentan separar un poco. El servicio fue muy amable y eficaz. Los cocineros están formados en "La Milla" Marbella pero, salvando las distancias, infinitamente mejor "la milla". Producto típicamente andaluz pero no tan bien elaborado como lo hacen por el Sur. Pedimos: Una ensaladilla con atún (9,20€) que estaba rica pero tenía la pega de un sabor de fondo a mayonesa de bote o mayonesa artificial que no me gustó nada; Calamares a la romana (13,90€) que, a pesar de que los recomiendan tanto, estaban duros; mollete de ibérico, tomate y aove (5,50€), que no es más que un bocatin con pan de mollete, el mollete lo ponen a la plancha por la parte de fuera y, en mi opinión, hace que se endurezca el pan; cazuela de langostinos al vino de fino (11,90€) que estaban muy ricos y eran de muy buen tamaño. Para terminar pedimos un postre que fue lo mejor de la cena sin duda: Mousse de yogur, torta de aceite y naranja al Pedro Ximenez (6,50€) que estaba estratosférico, fresquito, diferente y punto justo de dulce. En definitiva es un sitio para tomar un aperitivo donde todo está sólo correcto y donde los precios son ajustados para estar donde está. No se aparca nada bien, pero hay un parking en la perpendicular Sto. Domingo de Silos. Concha Espina, 14.

6/10  €/€€€€  https://figarillataberna.com/   -IG-  VIDEO