26. jun., 2021

HERMANOS VINAGRE

Vinimos improvisadamente aquí, sin reserva y cogimos una mesita en la terraza. Tiene un local muy pequeño con una barra y 2-3 mesas altas pegadas a la barra y al escaparate. El local muy mono todo de azulejos/gresite en colores azul y rojo. La terraza en tonos rojos con sombrillas. El servicio bueno, funcionaron bien. Pedimos sólo 3 cosas por lo que quizás mi opinión no pueda considerarse definitiva pero es lo que yo opino. La carta es muy escueta por lo que es un sitio que invita más a un aperitivo que a una comida en toda regla. De aperitivo nos dieron unos encurtidos (pepinillo, cebolleta...). Para empezar unos berberechos al natural (14€) que me parecieron bastante pequeños y sin más de sabor; vienen presentados en una concha de cerámica preciosa que se abre y con unas pipetas de picante para irle añadiendo; muy original y vistoso. Después boquerones en vinagre (7.50€), muy mediocres, grandes de tamaño (tipo xoubas gallegas) pero mal el encurtido; me gustan mucho más los boquerones tradicionales de toda la vida; soy una enamorada de los boquerones en vinagre, los pido siempre y esta fue mi mayor decepción. Para terminar un steak tartar (19.50€) que fue sin duda lo mejor de la cena; viene también con polvillos que son diversos tipos de picante para que tú elijas el punto que quieres darle y también viene con unas tostadas. Todas las raciones las traen con una bolsa de patatas fritas chips que no sé si serán caseras (no creo) pero estaban ricas; hacen las veces del pan. De postre no pedimos nada, pero es que solamente tienen un postre en carta. Yo de bebida un vino blanco de Madrid que no me gustó mucho. Tienen otro local en Chueca. Sintiéndolo mucho a mi me decepcionó y esperaba más de la oferta de este sitio; creo que tiene poco recorrido. Narváez, 58.

6/10 €/€€€€ http://hermanosvinagre.com/ -IG-  VIDEO