1. may., 2021

MUSOLARI

Vengo a cenar improvisadamente y tenían sitio en la terraza. La terraza es con sombrillas sin estufas. Está mona con mesas rojas a juego con las sombrillas y unos platos muy monos; bastante cuidado. El local interiormente es una monada. En la planta baja tiene una mesa grande y alguna alta con taburete, y la barra. Subiendo unas escaleras está el comedor, sencillo pero muy acogedor, con otra pequeña barra, la cocina y una zona de salón con sofás y mesa baja como para continuar la velada con las copas ahí; muy agradable. El servicio fue encantador y atento. La cocina a base de platos caseros y propuestas sencillas donde comer bien a precios asequibles, sin florituras ni innovaciones. Carta escueta pero toda apetecible aunque eché de menos un capítulo de pescados mas amplio ya que sólo tenían albóndigas de chipirón. ¡Por cierto! la carta viene en código QR en formato muy original (averigua en mi video). Ofrecen un menú del día con primer plato, segundo, y postre ó café por 12.50€. Pedimos para cenar: Gambones a la plancha (13.75€) vienen 6 con un pequeño toque de hierbas y ajito, son enormes y muy muy sabrosos; Rabas (12.10€) buenas pero sin mayores florituras; Tira de carne (16.50€) que es una carne roja de entraña cortada en tiras, con pimientos y patatas fritas, plato muy completo, la carne en su punto y precio ajustado; de postre una Tarta de limón (6.05€) que es de textura fluída muy parecida a las de queso y está muy rica con una base de galleta. En definitiva, si estás por el barrio es una buena opción para comer en plan informal y a buen precio. Gabriel Lobo, 16.

6.5/10  €/€€€€  https://www.musolari.com/   -IG-

VIDEO