2. may., 2021

KULTO

Vinimos a comer aquí el día de la madre. Hacía mucho tiempo que veía a mucha gente recomendarlo y siempre tenía ganas y, como tiene terraza, pues me pareció perfecto. La terraza es un poco incómoda, con mucho recobeco. Tiene toldos (que aguantan un poco de lluvia) y estufas. El local interior lo vi muy por encima. Abajo tiene la cocina y una enorme barra, además de algunas mesas y taburetes altos junto al enorme ventanal. Arriba tiene el comedor pero no subí a verlo. El servicio fue muy amable, un chico de Cádiz con mucha gracia aunque bastante lentos al principio para traer el código QR, después tomar nota, después traer la bebida y finalmente traer la comida. ¡Eso sí!... cuando trajeron la comida ya fue todo rodado e, incluso diría, demasiado rápidos los platos que a veces se juntaban unos con otros, en vez de solaparse como sería deseable. El tipo de cocina basada en el producto gaditano (mucho atún) y otros. Platos vistosos con toques de autor. Carta no muy extensa. De aperitivo traen un hummus con picos que estaba rico. Después pedimos muchas cosas a compartir para terminar con 1 plato principal para cada uno. Compartir: Steak tartar ahumado (25.50€) son 3 piezas que vienen sobre una patata asada, lo que lo hace original y también la innovación de cebolla encurtida y guindilla por encima; estaba rico pero no es de mis favoritos;  Mollete de pringá con salsa picante (16€/2 un.) un resultón bocata pero sin grandes sorpresas más ahora con la cantidad de panes diferentes que ofrecen en tantos sitios; Satay de atún rojo de almadraba (17€/2un.) es una brocheta con una pieza de atún alargada muy especiada y cubierta de hierbas; estaba muy bueno y sorprende la mezcla de sabores; Arroz con conejo y alcachofas (23€) que yo no comí porque no como conejo pero dijeron que estaba correcto, sin más; viene emplatado con una pata entera encima y unas gotas gordas de mayonesa picante; Los callos de Kulto (21€) estratosféricos, entran en mi ranking de los mejores de Madrid; Atún con tomate, patatas y huevo (25€), este plato no dice nada, muy flojo, además nos ocurrió algo bastante injusto. Al decir que no es ese el plato que queremos (que es el atún crudo el que queremos y que aparecen con el mismo nombre en carta, lo cual da lugar a equívocos) nos responden que ya no se puede cambiar. Pero, cual es nuestra sorpresa cuando en la mesa de al lado vemos que les ha pasado exactamente lo mismo y sí se lo cambian y les traen el otro. Protestamos y, en compensación nos invitaron al lemon pie, pero que tampoco era el postre entero sino la mitad (un poco cutre todo).  Terminamos con la Fideuá (21€), plato fuera de carta, que tiene muchas verduras, salsas varias y pescados; original manera de presentar una fideuá que estaba buena pero tampoco nada del otro mundo. Los postres me atrevería a decir que fueron casi lo mejor de la comida: Café turco (9.50€), diferentes texturas de café todas deliciosas, el mejor postre que he tomado ultimamente ¡NIVEL DIOS! y medio Lemon pie al que nos invitaron como ya os he contado que también es un postre redondo de sabor y aspecto. En resumen: Yo esperaba más de este sitio que tanto me habían recomendado y realmente veo que únicamente tiene 2 platos siderales que son los callos y el Satay que, precisamente, son de los que todo el mundo habla. Además me resultó caro 42€ por persona, sin vinos y teniendo en cuenta que uno de los postres fue invitación. No creo que repita!. El parking más cercano está en Dr. Castelo 10. Ibiza, 4.

7/10   €€/€€€€   http://kulto.es/   -IG-

VIDEO