10. mar., 2021

TORRE DE SANDE (Caceres)

Viendo que no lograba estar en exterior en ATRIO, decidí reservar aquí. Este sitio lleva poco tiempo abierto pero ya han logrado mucho y no me extraña viniendo de quién viene. Toño y Jose están al mando de todo en este magnífico sitio. La ubicación es única, en una casa de piedra del casco antiguo de Cáceres, a los pies de la Torre de Sande, Gótica del S. XIV, que, en unos días empezará a cubrirse de hiedra, completando aún más su belleza. Este jardín/terraza no tiene parangón, qué delicia, qué tranquilidad; las mesas bien vestidas con su mantel y servilleta de tela, bonita vajilla, cubertería y cristalería, a pesar de que Jose dice que lo han montado a toda prisa y con lo que tenían... es de no creer porque está precioso absolutamente todo: la mesa central con esas flores, la fuente, las sombrillas, todo el estilismo aporta mucho para crear un ambiente único. Por poner una pega diría que la puerta que comunica con la cocina (creo) debería permanecer cerrada durante todo el servicio de comidas porque se escuchan los ruidos de dentro de la cocina (también es verdad que mi oído es de tísica). El interior es igualmente precioso, con un suelo damero muy bonito, mesas y tonos claros muy muy agradable. El servicio muy amable aunque todavía con algunos fallos con los aparatos que toman la comanda. Vamos con la comida: de aperitivo traen un paté elaborado por ellos a base de higadillos de pollo con gelatina de mosto blanco ¡ESPECTACULAR!; Pedimos unos entrantes a compartir: Vieira sobre parmentier de patata, puntitos de mayonesa siracha, cacahuetes en polvo y espuma de coco (5.50€), la vieira tenía un ligero sabor a curry también y es porque va macerada en curry; estaba riquísima con esa mezcla de sabores que casan tan bien unos y otros, por poner un pero, quizás un puntito salada. Brioche de ternera (5.50€), una delicia el panecillo y la suavidad de la carne que se deshace; Langostinos en tempura con salsa cremosa (20€) que, a pesar de ser ya un plato muy manido, estaban DELICIOSOS. Como platos principales: Lubina a la parrilla (27€) que estaba correcta, y Mejillones con salsa de mantequilla ahumada y especias (15€) muy ricos aunque no eran de gran tamaño. De postre: Tarta de manzana (11€) que es más bien un pastel (lo digo por el tamaño) que no estaba muy lograda y Tarta de limón (11€), la masa estaba ligeramente reblandecida pero la crema de limón buena. Los postres me parece que tienen un precio excesivo para lo que son. Pedí un café con una presentación también preciosa y con una gourmandise de chocolate puro deliciosa. Mi próxima experiencia será en ATRIO porque tengo muchísimas ganas. Fui hace tantos años que no tenía todavía ninguna estrella. Calle Condes, 3 (CACERES)

8/10   €€/€€€€ https://torredesande.restaurant/  -IG-

VIDEO