19. feb., 2021

LAKASA (REPOST)

Comida de viernes. Sólo deciros que el disfrute ha sido máximo, igual que la vez anterior (léelo AQUÍ).  Sigue estando entre mis  #FavoritosalioliLakasa es un templo de la buena cocina en Madrid, al mismo nivel que otros, pocos, que no quiero mencionar por no hacer comparativas ni crear polémica. El local me ha parecido más grande que la otra vez, pero debe ser porque tiene menos mesas, porque el espacio es el mismo, no han hecho ampliación. Tienen una terraza delante, pero no es esa la que utilizan para servir en terraza. Han construído una terraza fabulosa en el lateral. Pero no es cualquier terraza, es la terraza más agradable de madrid, o de las más. Yo estaba notando lo agradable, tranquilo y silencioso que era el ambiente de la terraza y se lo comenté a Ricardo (dueño junto con Cesar Martín) y me explicó que encima de cada mesa hay unos paneles que absorben los sonidos y... ¡ya lo creo que se nota!. Hay muchos sitios con supuesta insonorización que no se nota en absoluto. Además tiene unas ventanas que se pueden abrir, el techo retráctil y unos tubos vistos estética industrial por donde sale la calefacción y aire acondicionado. El servicio fabuloso y Ricardo vino varias veces a la mesa y charlamos con él; César no estaba esta vez; son un pedazo de profesionales ambos. La carta no es muy larga pero todo apetece. Además la gran ventaja es lo de las medias raciones que a mí me encanta porque puedes probar de todo. La especialidad es la caza y hacen un solomillo wellington de desmayarte, por encargo y sólo algunos días de la semana. El pan de 3 tipos (aceite, blanco y semillas) delicioso de @obradorsanfrancisco (leelo en mi blog) que conozco muy bien. De aperitivo traen unas aceitunas y una crema de calabacín deliciosa. Y, después del aperitivo, ya pedimos, para compartir: Fiambre de callos con pipas de calabaza (11,50€), está buenísimo y es una elaboración super original (nunca lo había visto antes); tremendo el sabor a callos aunque yo prescindiría de las pipas que no aportan mucho; 1/2 buñuelitos de Idiazabal (7€),¡¡ DIOSSSS qué cosa más tremenda!!, fritura top con cero grasa; 2 Calamares de anzuelo sobre cebolla pochada (13,80€/un) que lo emplatan en trocitos para cada uno; fresquísimo, potente sabor y la cama de cebolla lo remata. Como platos principales: 1/2 de garbanzos con carabineros (14€) guisados en -yo creo- un caldo de pescado que estaban buenísimos!; 1/2 Lomo de salmonete en fondo de caldereta con anacardos (16€), ¡Delicioso! y la caldereta también; 1/2 Steak Tartar (15€) ¡soberbio! en su punto 3/5 de picante y con las tostaditas y mostaza en plato; y no podía faltar una de sus especialidades Solomillo wellington (26,50€), que viene emplatado 1 rodaja por persona, un poco de puré de patata y cebolla pochada; es ESPECTACULAR; este plato tiene una difícil elaboración (os lo digo yo que lo hago) y me fascinó, además de lo maravilloso que estaba de punto, el corte tan limpio y perfecto; ¿ese secretillo?. Y ya para terminar pedimos 3 postres: Tarta de queso Idiazabal (8,70€) que ya la recordaba yo de la otra vez riquísima pero esta vez me gustó más aún porque estaba más fluída (me gustan fluídas);  Milhojas de crema catalana (8,80€) buenísima la crema y el hojaldre; y el remate final que fue apoteósico, es el Lakasito 4.0 (9,80€), es un lakasito gigante, envoltura dura de chocolate teñido de azul, con una explosión de mousse de chocolate dentro de chuparte los dedos; este postre es BRUTALLLLL, si vienes tienes que pedirlo sí o sí. Pedi una copa de vino blanco (sabeis que bebo poco) y me trajeron un Godello que me chifló "Godeval". Pza. del descubridor Diego de Ordás, 3.

8.5/10   €/€€€€.   https://www.lakasa.es/ -IG-

VIDEO