30. oct., 2020

CASTIZO

A los pocos días de su inauguración pasamos por aquí y nos quedamos a comer de raciones a compartir que es a lo que llama este sitio por cierto!. El local interiormente es muy luminoso por sus enormes ventanales dando a Velázquez y Diego de León, con un interiorismo muy claro y limpio de líneas sencillas; las paredes y escalones forrados de madera clarita le dan un toque rústico y acogedor a la vez. Tiene una gran barra de marmol donde brillan sus botella, mesitas bajas de mármol a la entrada y también algunas altas con taburetes. Al fondo hay un comedor más resguardado. La terraza real está en Diego de León con unos toldos muy bonitos, pero poco prácticos para lluvias y fríos. Todavía les quedan cosas por pulir pero yo pondría en esa zona de terraza unas macetas tapando la entrada al parking y pediría que no aparquen las motos en la acera tan cerca de tu mesa; dispone de otras mesas en Velázquez pero me da la sensación de que éstas son temporales (por el Covid). Mesas y sillas de terraza muy bonitas. El servicio fue desesperante, únicamente para traer la bebida tardaron una eternidad, tuvimos que reclamar varias veces las cosas pero... eso sí! tuvieron un grandísimo detalle al invitarnos a uno de los platos; detalles así son los que hacen que lo "malo" se olvide y te quedes únicamente con que es un sitio que te ha gustado y sorprendido por bueno. En cuanto a la comida cuenta con una carta extensa (podéis verla en el video) perfecta para aperitivos, comidas o cenas de raciones a compartir, o algo rápido y ágil; lo digo porque me sorprendió que no tuvieran carnes y pescados a gran escala; pero lo entendi porque no es este su concepto; para eso ya está "carbon negro" (Castizo es del @grupocarbonnegro). La carta tiene un apartado importante de conservas que son de las mejores del mercado al igual que los ahumados, encurtidos y salazones. Y qué ricos deben estar también todos los mariscos, quesos y chacinas. Nada más sentarte te traen unas aceitunas muy buenas con un pan... un pan... que no tengo palabras; es el mejor pan que he comido en ningún restaurante de Madrid, liquidada la primera cestita antes de empezar a comer. Os cuento lo que pedimos: para empezar y entrar en calor (al comprobar que la terraza está en sombra a la hora de comer) Caldito de cocido (4€), sí, ¿cómo una cosa tan sencilla puede resultar ESTRATOSFÉRICA? pues así es, un sabor potente delicioso y reconfortante, creo que encaja de maravilla para empezar cualquier comida en días invernales; Tosta de ensaladilla con anchoa (4.20€/un.) riquísima, la anchoa limpia, buen gramaje y sabrosa; éste es el plato  al que nos invitaron por la tardanza en servirnos; Boquerones en vinagre (8€/1/2 ración que son 4 piezas) de "Ahumados Dominguez" que me encantan, porque -os cuento historieta- estos boquerones con vinagre y tomate los compraba siempre mi😇para las comidas familiares de los Domingos y ahora hace tiempo que no los como porque ni comidas ni nada con el maldito bicho. Como plato fuerte un Rabo de ternera estofado (19€) ¡delicioso, con una salsa con buen brillo y color como me gustan y unas patatas caseras ricas pero ligeramente saladas. No pedimos postre porque íbamos con prisa pero tengo que volver, a probar, entre otras cosas, la tarta de chocolate y también los torreznos que pedimos y se les habían terminado. He vuelto una segunda vez y he probado la tortilla de patata que está exquisita con ese pan.  Los parkings más cercanos están en Gral. Oraa (uno casi esquina con Lagasca y otro casi esquina con N. Balboa). En resumen: un gran sitio donde me apetecerá volver más veces. Velazquéz, 97.

8/10   €/€€€€    https://elcastizodevelazquez.com/  -IG-

VIDEO