29. feb., 2020

80 GRADOS (Castellana)

Conocí 80 grados hace mucho tiempo, el de Malasaña, cuando ni siquiera tenía el blog. Me gustó muchísimo entonces y hoy no me ha defraudado aunque con sus luces y sus sombras; teniendo en cuenta que a esos precios tampoco puedes exigir más de lo que te dan. Mesa informal, servilleta de papel y local inmenso este de Castellana. Gran zona de barra con mesas altas y comedor enorme al fondo. Solo ventanas en fachada. El servicio es muy jóven y amable, muy pendientes y preguntando "¿algo más de beber?" "¿Vais a querer algo más antes del postre?", etc. y muy rápidos, según nos sentamos ya nos trajeron el huevo y la bebida. Me pareció un detalle que nos limpiaran la mesa antes del postre. Dispone de una carta y aparte un menú por 13,50€ que está francamente bien porque, por ese irrisorio importe, puedes pedir 3 platos más 1 postre. Los platos se eligen de las secciones "Miniplatos fríos" con 5 variedades, "Miniplatos calientes" con 8 variedades y  "Miniplatos calientes II" con 5 variedades, asimismo eliges uno entre 5 postres. Realmente lo interesante aquí es pedir TODO para compartir porque son platillos, aunque tampoco tan pequeños, ¡no creas!. Pedimos: Huevo trufado con patatas y jamón que lo recordaba yo como delicioso y me volvió a parecer riquísimo; Salmorejo con helado de parmesano, regular el salmorejo, no parece casero (alguien ha copiado a alguien Raimunda a estos o viceversa, pero el de Raimunda mucho más rico); Ñoquis cremosos con salsa de setas, ¡Deliciosos!; y Blanco limón (yogur, limón y chocolate blanco) este es sin duda el mejor postre que también lo recordaba yo como muy redondo. Todo eso es un menú a 13,50€. Otro menú: Tartar de salmón con crema de aguacate y gazpacho de mango brutal esa mezcla de fruta y pescado, ¡muy redondo!; Lentejas estofadas al curry verde con calamar, plato regulero, el calamar no aporta nada y no es la elaboración más lograda para las lentejas flotando en ese líquido verde que sabe más a cilantro que a curry; Terrina de cordero confitado con ñoquis, la terrina muy suave y tierna la carne, pero los ñoquis muy flojos; Leche con galletas y chocolate, ración gigantesca este postre y más logrado el de limón, aunque está rico. Antes de los postres pedimos de la carta la hamburguesa cantonesa con mayonesa kimchi (6€) que está muy rica, no así el pan de brioche que es muy grasiento, yo cambiaría ese pan porque el interior es delicioso con una salsa top; y también pedimos el bocata crujiente de calamares (5,20€) en pan de cristal, no me gustó una salsa que lleva untado el pan, creo que es un chumichurri que no le va nada a este bocata; lástima porque la idea es buena. Para beber pedimos el ya mítico "distinto de verano" que sigue siendo un invento muy refrescante y muy apetecible. Este proyecto ha crecido sustancialmente desde que yo lo conocí, abriendo locales en Las Tablas, Pozuelo y este donde me encuentro, lo que demuestra un gran éxito sobre todo entre la gente jóven (estaba lleno) dados sus ajustadísimos precios. La RCP es fabulosa, aún así le he bajado medio punto porque ya no me ha sorprendido tanto como la 1ª vez y tiene algunos fallos (fáciles de solucionar, por otro lado). Aparcamos muy bien en el lateral de la castellana pero, si no lo logras,  el parking más cercano está en Paseo de la Habana "Garaje Gayarre". Pseo. Castellana, 128.

7.5/10   €/€€€€    https://ochentagrados.com/ver-restaurante/castellana/   -IG-   -IG-

VIDEO