14. feb., 2020

SANTERRA NEOTABERNA

Es esta la segunda apertura de SANTERRA, en este caso en formato "neotaberna". La decoración es efectivamente de taberna, parecida al otro, paredes de azulejos, grandísima barra y poquitas mesas bajas, predominando las mesas altas en la zona de barra. Lo primero que me llama la atención al entrar es el tremendo olor a comida (fritanga) que no es muy buena carta de presentación. Nos sentamos en la mesa reservada, la última al fondo a la izquierda. Una mesa redonda pequeñita que sería muy agradable si no estuviera encima de los baños de mujeres y de la cocina; la visión que tienes es esa y no es agradable; se solucionaría poniendo un pequeño muro que separe la visión de la cocina (se lo comenté al camarero). También es un local muy ruidoso. La mesa bien vestida pero con servilleta de papel. El servicio un poco lento y no me gustó que a las 16.05, cuando ya estábamos listos para pedir el postre, nos apetecieron los torreznos y le pedimos una ración porque no nos queríamos ir sin probarlos. Pues bien, me dijo que la cocina estaba cerrada y que eran muy radicales con el cierre a las 16h. Me pareció muy poco profesional que no nos sirviera los torreznos cuando sólo habían pasado 5 min de las 16 horas. Además ¿qué pronto cierran la cocina, no?. La carta es muy apetecible aunque no es la misma que aparece en su web. No traen nada de aperitivo. Sólo el Pan (2.50€); la botella de agua (3.50€). Pedimos todo para compartir: Croquetas de jamón (9.50€/6un) que son las del premio de hace unos años y siguen siendo DELICIOSAS; Volandeiras a la brasa con ceviche templado (3,50€/un.) que estaban buenas, pero demasiado grandes para estar crudas y el ceviche muy potente; ración de dados de merluza romana (15€) súper fresca y bien elaborado el rebozado; Ensalada de canónigos, burrata fresca de Puglia, mortadela trufada y vinagreta de avellanas (11€) estaba muy buena la mortadela, la burrata ligeramente sosa, y la vinagreta no se aprecia que es de avellanas, pero ¡menos mal! porque no me gustan las avellanas😀; Patatas con salsa brava (6.50€) que estaban correctas, sin más; Rejo Chilly peppers (7.50€) que es un bocata de pan tipo brioche con los calamarcitos dentro con una salsa BRUTAL, ¡lo mejor de la comida!. La carta de postres es muy escueta, sólo 4 postres y no muy apetecibles; pedimos el Brownie de chocolate, mango, maiz y castañas asada (6.50€), el brownie rico pero el mango, maiz y castañas no lo ví por ningún lado (creo que una crema que acompañaba debía ser de maiz). En resumen, me esperaba algo mejor de una taberna hermana pequeña de Santerra. El parking está muy cerca, al otro lado de Ríos Rosas en la misma calle Ponzano. Ponzano, 62

6.5/10   €/€€€€  https://santerra.es/   -IG-

VIDEO