11. ene., 2020

TREZE (Repost)

Vengo por segunda vez a TREZE. En esta ocasión en el nuevo local que ha ganado mucho respecto al anterior en cuanto a tamaño y calidad de local. Mesa correctamente vestida con todo el menaje nuevo. A la entrada hay una barra con mesas altas donde tienes una carta ligeramente diferente a la del restaurante y al fondo un gran comedor con su carta. En esta ocasión me ha decepcionado un poco, quizás porque venía con la idea de lo muchísimo que me gustó la vez anterior. El pan -mejorable- es a elegir entre 3 variedades en rebanadas, me gusta más el pan entero; tipo bollito. Nos traen de aperitivo un cuenquito con unos encurtidos y un trozo de carne (creo que roast beef), bastante poco trabajado el aperitivo e indefinido. Pedimos platos a compartir: 1/2 Torreznos que en esta ocasión me decepcionaron; tenía la idea de aquella vez que me parecieron de los 3 mejores de Madrid y esta vez no me lo han parecido; también pedimos vieiras con lima y puré de batata  que fue lo que más me gustó de los entrantes; unos rollitos de cordero que no dicen nada, bastante mediocres; Setas con huevo frito, las setas estaban muy buenas pero el huevo no estaba bien frito, con la yema seca. Como platos principales: Pichón con gyozas de portobello al oloroso (25€), este es un plato muy elaborado en el que el pichón está muy rico con el punto justo de cocción y super tierno, las gyozas poco sabrosas y la salsa del pichón no muy lograda; sapito a la plancha con patatas panadera y pimientos de padrón, es un plato de ración generosa pero no me va mucho ese pescado con ese acompañamiento, las patatas estaban regulares y uno de los sapitos (pedimos 2 platos) estaba pasado, el otro en su punto y rico; Presa con chutney de mango y chirivía (22€) que estaba bueno; chipirones, pasta bucatini y curry amarillo (19€) que estaban buenos con esa fusión del curry pero la pasta no dice nada, es imperceptible de sabor. De postre pedimos la tarta de manzana con helado de galleta (6€) que estaba bastante floja pero muy rico el helado; y el cremoso de chocolate blanco, fruta de la pasión y menta (6€) que estaba EXQUISITO, con esas esponjas verdes que son la menta, plato muy elaborado y muy redondo. Despues del postre traen unos petit fours bastante abundantes a base de bombones y galletitas de canela muy ricos. Me pareció muy original y un detalle diferente que el hielo que te traen cuando pides café con hielo, es un hielo de café también (buena idea!). Creo que lo que me ha pasado es que me apetece y me gusta más la carta de la barra y quizá sea en barra donde más se luce Saul. Me pareció feo que un Sábado a la 12.45 vinieran a decirnos que tenían que cerrar y que nos marcháramos, cuando había además otras 4 mesas más en el restaurante. Así que ya sabes, si te apetece tomarte una copita después de la cena, tendrás que buscar otro sitio. No tien aparcacoches pero el parking está en la acera de enfrente. Gral. Pardiñas, 34.

7/10 (le bajo medio punto) €€/€€€€ https://trezerestaurante.com/   -IG-

VIDEO

VISITA ANTERIOR AQUÍ