18. sep., 2019

MEDEA

Fuimos a cenar para celebrar mi cumpleaños en Septiembre. Este restaurante que ha cambiado de ubicación hace poco, lleva funcionando algo más de 1 año. El local es muy amplio todo en hierro negro (paredes, techos, suelos); me dio sensación de discoteca, por la decoración underground, que no por la música atronadora que pudiera ser el motivo. Bajas unos escalones de entrada. Pasas por un cristal a través del que ves la cocina. Muchas mesas redondas, agradable. Dos socios cortan todo el bacalao: uno de ellos (Luis Angel Pérez) ha estado en Platea (Freixa), Diverxo, zalacaín, así que experiencia no le falta en la cocina. El otro socio (Borja Rivero) estudió cordon bleu y está en sala, donde hace un muy buen trabajo con las explicaciones y los tiempos entre pases. Trabajan únicamente con menú degustación dividido en partes, en cada parte un producto.. 12 pases estructurados en 4 partes.  Hasta ahora había 2 menús pero desde septiembre sólo uno. La mesa bien vestida con mantel y servilleta de hilo y cambio de cubiertos en cada pase. El menú empieza con la PARTE 1 dedicada al BONITO; directamente un aperitivo (no de la casa, sino ya del menú propiamente) Matrimonio-Negroni consistente en un vasito con sopa de tomate (en realidad el aperitivo es otra cosa con alcohol) y encima una oblea de bonito con crema de calabaza, estaba rico; después Wonton-Marmitako una especie de dumpling ¡de bonito claro! sobre una base de puré  de patata con mantequilla y nata y crema de pimientos, regado con un jugito de kimchi que estaba DELICIOSO!!; Bordalesa-Tendones consistente en un pedazo de bonito marcado en plancha acompañado de tendones de vaca y un jugo de ternera, parecerá un contrasentido pero el plato es muy redondo y casa perfectamente lo uno con lo otro; me pareció que el cítrico de naranja dominaba el sabor del plato, lo cual es una pena, no degustar el bonito. Pasamos a la PARTE 2 dedicada al SALMONETE ; Piel-Pekinés, hoy, en vez de piel de salmonete, era una cabeza de salmonete frita muy crujiente con un puré de pepino coronando; a mí es el plato que menos me gustó por su profundísimo sabor a pescado. Curry-Albahaca son unos trozos de salmonete a baja temperatura con vinagre de manzana, cebolleta, caviar cítrico sobre una hoja como de repollo; me resultó rico pero no de los mejores pases, poco trabajado. Tom Yun-Tomate, pedazo de salmonete marcado, sobre una sopa tailandesa y cremita de tomate dulce; plato exquisito con gran acierto en las dos sopas; el pase que más me gustó. PARTE 3 dedicada a la VACA. Tom Ka Gay-Oreja de Madera son unos pedacitos de carne fina curada con soja, pimienta de jamaica, tomillo y romero, aderezada con unas setas (no eran hoy oreja de madera) y bañada con una sopa tailandesa (TomKaGaY) hecha con leche de coco, jengibre, galanga, lemongrass y champiñones; este plato me pareció SOBERBIO, esa sopa es deliciosa. Anticucho-Idiazabal hoy afortunadamente no era anticucho (corazón de res) sino mollejas de ternera que estaban muy ricas rebozadas y con una crema de idiazabal absolutamente exquisita. Carabinero-Tuétano fácil de entender este plato; es un hueso de tuétano que viene relleno de tartar de carabinero y tuétano y la cabeza del carabinero en el borde del plato que se estruja y se mezcla todo; plato original, bonito emplatado y muy rico. PARTE 4 se trata del DULCE FINAL consistente en Flan de café con fresas iofilizadas y helado de wasabi que está rebajado y no pica, postre bastante flojo; Natillas (son más bien espuma) de chocolate blanco, maracuyá y ají amarillo, con un fondo de mango ROTUNDAMENTE SOBERBIO este postre; y arroz con leche que es como una croqueta con el arroz con leche prensado dentro; no me gustó, es un postre muy reseco. Aquí finaliza el menú muy equilibrado y muy bien elaborado la verdad. He visto últimamente que están muy de moda en estos menús, los platos a remojo; es decir platos que llevan por encima unos caldos deliciosos. Creo que es un claro aspirante a luchar por una estrella Michelín, aunque creo que les falta el tener más menús y quizá algo de carta. En la barra puedes pedir unas tapas que son una muestra de su tipo de cocina a precios más razonables. Es una idea para que la gente jóven venga a conocer su estilo de cocina con mezclas de sabores del mundo. El menú cuesta 60€ con bebida aparte. En resumen, me ha gustado y pienso que es un sitio perfecto para quedar muy bien si tienes una invitación de negocios o una celebración. No cuenta con aparcacoches y el parking más cercano está en José Marañón. Nicasio Gallego, 14.

 7.5/10  €€/€€€€  https://medearestaurante.com/  - IG -     -IG-

 VIDEO