12. jul., 2019

VERSUS & PICOSPARDOS (HOTEL BLESS)

Vinimos a este hotel de 5* que han abierto hace muy poco en lo que fue durante muchos años el Hotel Velázquez y que llevaba cerrado muchos años.  El hotel cuenta con diferentes espacios: el lobby que no es muy grande con una gran barra circular (muy parecido todo al hotel Inglés) y butacas y sofás donde sentarte; en este espacio te atienden desde el bar "Versus" que cuenta con una extensa carta de espiritosos, vinos, champagnes, cocktails, etc y también algunas cosas para una cena de picoteo. Versus está totalmente abierto a la calle velázquez con un enorme ventanal que incorpora los sofás y mesas casi a la acera. Al fondo del pasillo se encuentra el restaraunte "Etxeko" de Martín Berasategui, y antes de éste, otra zona de copas con otra barra que no está todavía abierta pero que dijeron que la iban a dedicar, entre otras cosas, a cafés. Y su espacio más singular que se ubica en la azotea (planta 7ª) "Picos Pardos" que es la terraza con la piscina. En esta planta 7ª Hay una zona de terraza de acceso al público en general y otra zona (la de la piscina) restringida a los clientes del hotel. "Picospardos" ofrece una carta más completa que la del lobby. También en planta sótano hay otro espacio que se llama "Fetén" donde se encuentra la bolera. Toda la rehabilitación interior ha corrido a cargo de lázaro Rosa Violán. 

Voy ahora a contaros mi experiencia: Nos sentamos en Versus y pedimos un mojito (13€) y una coca cola de las botellas enanas (5.50€) para empezar.  El mojito no me gustó nada... ¡no saben hacer mojitos!. Para empezar los hacen con azúcar blanca y no tenía nada de sabor a hierbabuena; ¡no me gustó nada!. Con la bebida te traen unas bolitas de queso y unas galletitas que está bien como tapa. Después pedimos una croquetas que son extraordinarias (2.50/u); un sandwich de jamón (15€) sin más, y un samm de pollo (16€) también sólo para salir del paso; como podéis ver e imaginar los precios son muy abultados ya que se trata de un espacio de lujo. Pero, todo estaría justificado si el servicio fuera igualmente de lujo. Cuando yo ya me había terminado mi Samm aún no le habían traído el sandwich a mi😇y cuando por fin lo traen (dijeron que no había pasado la comanda del aparato a la cocina...) resulta que era de jamón y queso (mi😇no come queso); y pasados 50 minutos (tiempo cronometrado, no exagerado) trajeron el sándwich. Este tipo de servicio no se debe consentir en sitios donde te están cobrando un dineral; así que, por supuesto protesté, y al menos sirvió de algo: nos invitaron al Sandwich y nos hicieron un 20% sobre la factura total. Deben tener más cuidado con esto y contar con servicio más experimentado en estos sitios.Velázquez, 62.

7/10 €€/€€€€   bless-hotel-madrid.   --

VIDEO