5. jul., 2019

LAS RESES

Restaurante de los de toda la vida en Madrid (desde el año 1964) pero que yo no conocía y la verdad que ha sido un descubrimiento porque creo que tiene las mejores carnes de Madrid. Comenzó su andadura en un local frente al antiguo matadero de carnes de Legazpi. En el año 1968 abrieron este local. Hasta 1983, se mantuvieron ambos locales, que eran propiedad del matrimonio formado por Manuel Rodriguez y María León, hasta dejar su gerencia a sus hijos: Paloma y Luis. El local es muy antiguo y de distribución extraña; entras en una especie de portal de una casa donde hay una inmensa barra que conserva su encimera de estaño y donde también hay un salón enorme como para celebraciones. Bajando unas escaleras llegas al comedor que está en un sótano (mmm, no me gustan los sótanos). La decoración es tan antigua como el local, tipo mueble castellano, al igual que la mesa que no dice nada, sencilla y básica. El servicio, con Paloma al frente, es de 10; de los de toda la vida: atento, profesional, ágil y de los que se adelantan a tus peticiones y además encantadores (empezando por Paloma y acabando por el último de sus empleados). Nada más sentarnos nos traen mantequilla, paté y unas aceitunas (7.50€). Pasamos a pedir como entrante unas croquetas de rabo de toro (2.50€/unidad) que estaban SOBERBIAS, pasan a esgrosar mi ranking de mejores croquetas de Madrid. Como platos principales pedimos un steak tartar (23.90€) igualmente ESPECTACULAR; lo mezclan y elaboran fabulosamente y un chuletón de vaca rubia gallega (82.20€) vale 60€/Kilo y pesó 1,370Kg. de 6 meses de maduración que se podía cortar casi con tenedor de lo tierna que estaba y con un sabor MAGNÍFICO y un punto que no tienes ni que decir cómo la quieres...  Con ese nombre ya podréis imaginar que su producto es la CARNAZA en todas sus facetas de piezas y curaciones. La ceremonia que gira en torno a la carne es importante. Te traen a la mesa diversas piezas y te explican sus curaciones, sus olores y sus precios. Eliges viendo la pieza que te van a cortar y no te equivocas elijas la que elijas (creo yo). También tienen buey pero a mi me gusta más la vaca vieja gallega. Trabajan directamente con el matadero de Galicia (no tienen intermediarios) y disponen de sus propias cámaras donde maduran sus piezas. ¡UN ESPECTÁCULO!. De postre traen el clasiquísimo carrito de postres que me chifla; hacía años que no lo veía. Pedimos: tiramisú (4€) buenísimo, melocotones en vino (4€) deliciosos y con su punto dulce, y mousse de chocolate (4€) también fabulosa; los postres están a la altura de las carnes. El restaurante tiene la comodidad (ya en extinción) del aparacoches. Al terminar tu comida o cena puedes rematar el plan cruzando enfrente al hotel orfila a tomar un café o una copa en su maravilloso jardín trasero. Orfila, 3.

8/10 €€/€€€€ https://www.lasreses.com/  --

VIDEO