25. mar., 2019

POLVORA

Vinimos a comer a este restaurante que lleva sólo 2 meses abierto, pero se ha convertido ya en el centro del pijerío del barrio y del postureo del todo Madrid; ya sabemos lo que hacen las RRSS... El local es fabuloso, el antiguo "Gino’s" de Juan Bravo en el que nunca jamás me fijé que tuviera esta cantidad de luz colándose por las numerosisímas ventanas que tiene, ya que es un local de esquina, tiene ventanas en las paredes de Castelló y en las de Juan Bravo; hasta el cuarto de baño goza de 2 enormes ventanales detrás de los espejos. Tambien el reservado, que puede albergar hasta 14 comensales, tiene 2 ventanas. Como veis me quedé gratamente sorprendida por la luminosidad. En cuanto al interiorismo, realizado por @sayansbengoa, me pareció precioso; todavía me puede sorprender un interiorismo un poco diferente, con unas lámparas preciosas todas: las del techo, paredes, y sobremesa, pufs de terciopelo y flecos, mesas preciosas de mármol, chimenea de marmol, etc; no se ha escatimado en materiales, tejidos y buen gusto!!!!. La entrada preciosa con cortinón de terciopelo y unos escalones de subida que se salvan con un ascensor para personas de movilidad reducida. La mesa bien vestida con mantel y servilleta de hilo de las grandes. Muy agradable, tranquilo y sin ruidos, aunque la música está ligeramente alta y es una música regular (en plan "duo dinámico"...), a mi no me va esa musica española de los 60!. El aire acondicionado tiene unas rejillas que, en la zona de barra, te provocan un soplido de aire muy incómodo y frío, que se acrecienta cuando abren una puerta por el interior de la cocina; tuvimos que pedir que lo quitaran. No puedo olvidarme de mencionar el preciosisimo y agradable patio que han creado en el patio de manzana. Es pequeño, unas 5 mesitas redondas de aluminio, con una iluminación muy agradable; si tienes oportunidad, pide sitio ahí. Tambien cuenta con otra zona al fondo con una 2ª barra, estupenda para la copa de después de cenar o para el afterwork. No te pierdas mi video🎥al final del post para descubrir este precioso local. Vamos a la cocina. Ofrece una carta que supone un cambio radical a todo lo que has visto hasta ahora; platos innovadores y ricos (unos más que otros). Traen de aperitivo el pan (2.80€) delicioso de @pandelirio como no podía ser de otra manera (lo tienen enfrente), junto con una mantequilla y unos rollitos de salmón ambos deliciosos. Pedimos todo para compartir que es lo que te pide la carta: ensaladilla rusa con soft shell crab en tempura (13€) que estaba rica la ensaladilla pero el cangrejo me dio un poco de grima; sandwich cubano (8.5€) delicioso, aunque su aspecto no es de sandwich en absoluto, relleno de presa y cubierto de queso y pepinillos EXQUISITO!; sam de atun picante (5€) (los sam son rollitos de lechuga que se rellenan de diferentes cosas) BUENIIIIISIMO; noodles con txangurro thai (18€) que me pareció solo correcto; los noodles muy pasados y el txangurro con una salsa demasiado potente; es un plato muy pesado que no me pareció muy logrado; también puede ser que yo me cansara de tanto cangrejo; lasaña de gambas y hongos (14€) que estaba buena aunque la pasta estaba endurecida, un poco tiesa. Creo que no acertamos mucho al pedir y le tendré que dar una segunda oportunidad a su cocina. De postre la tarta de queso (9€ ¡cara!) que pido absolutamente siempre en todos lados, y que, en esta ocasión, está hecha con unos quesos ahumados que les suministran a ellos pequeños artesanos (no son idiazabal ni ninguno conocido); la tarta es deliciosa; en moldes individuales que desmoldan en la mesa (muy parecida en textura a la de "Verdejo", no en sabor porque son quesos distintos los que utilizan). Cuenta con una carta de vinos bastante extensa de bodegas pequeñas y amigas que van desde los 16€ hasta los ciento y pico euros. No dispone de aparcacoches pero hay un parking a la vuelta de la esquina en Castelló. Juan Bravo, 23. 

6.5/10  €/€€€€ https://restaurantepolvora.com/ - -

VIDEO