ÚLTIMOS/PRÓXIMOS VISITADOS

18. abr., 2019

Nos encontramos ante una taberna tradicional que desde 1906 ha ido enseñando a miles de españoles y extranjeros la cultura de la tapa. El local es muy bonito con azulejos anaranjados en las paredes, reloj de madera antiguo y mesas altas. Es un clásico bar con los papeles y palillos por el suelo como toda la vida de los bares. Su especialidad son las gambas, los langostinos y cuenta con el mejor vino dulce de Madrid. La historia de cómo las gambas llegaron a convertirse en su especialidad es esta: “a falta de pan buenas son gambas”. Esto fue lo que pensó el dueño del Abuelo en 1939 cuando la harina escaseaba en medio del final de una guerra civil. Se fue al mercado de la puerta de Toledo y compró varios kilos de gambas. A 35 pesetas el kilo, obtuvo muy buenas respuestas de sus clientes, así que decidió seguir comprando gambas. Sin saberlo estaba dando lugar a otra tradición de La Casa del Abuelo: la de que dos empleados una vez al mes fueran al mercado a pasar horas escogiendo las mejores gambas de Huelva y de Melilla. Y así continúa la tradición. El Ayuntamiento de Madrid premió a La Casa del Abuelo con la colocación de una placa de reconocimiento diseñada por Antonio Mingote para destacar el mérito de la permanencia, la fidelidad que han logrado de sus clientes y la vocación de servicio a la ciudad. Tambien se encuentra entre los restaurantes y tabernas centenarios de Madrid. También te cuento la historia de su riquísimo y afamado vino dulce: Todo empezó en los años 50, cuando el fundador de la taberna decidió irse hasta Alicante para comprar el mejor vino dulce. Patricio Ruiz -abuelo de los actuales dueños y verdadero amante del vino- decidió fabricarlo él mismo en sus propias bodegas. Obtuvo un vino dulce tan rico, que el público empezó a llamarlo cariñosamente vino El Abuelo y tuvo tanto éxito, que incluso Patricio tuvo que ampliar en 1960 su bodega (La Cerca). Actualmente cuenta con una extensa carta de vinos (como no podía ser de otra menera en un bar que se precie). No dudes pasar a tomar una ración de gambas (de mil maneras;11.70€ a la plancha) con el vinito dulce. Cuenta con otros dos locales masten Madrid pero no sé si son tan bonitos como este. Victoria, 12. 

8.5/10. https://lacasadelabuelo.es

VIDEO

14. abr., 2019

Venimos a comer a este gastrobar que la verdad nos pilla en la otra punta de Madrid. Pedimos mesa en la terracita donde se estaba muy agradable. El local interior está bien, con una pequeñísima barra a la entrada con pocas mesas altas y al fondo pocas mesas bajas; es bastante pequeño. No puedo decir nada sobre la insonorizacion porque, como digo, comimos fuera. El servicio es amable al límite, nos abrieron y cerraron la sombrilla varias veces sin media queja ni malas caras!.  De aperitivo traen unas patatas chips, pero hechas por ellos, que fue de lo mejor de la comida. Para compartir pedimos: zamburiñas en salsa de vieira (8€) que estaban muy buenas; también ensaladilla rusa (9€) que estaba rica, sin más; alcachofas con lascas de ibérico (11€) que no me gustaron porque eran de lata (es un gastrobar donde creo que no deben tener cocina como tal), y es que si hay unas conservas que no soporto son las vegetales; y de platos principales roastbeef (que no valía gran cosa, super insulso y bastante seco), con salsa de mostaza y eneldo (13€) que era lo más rico del plato; steak tartar (16€) que sí preguntaron el nivel de picante pero, aún así, no estaba logrado ni de picante ni de sabor, incluso el picado de la carne no era de aspecto apetecible y le faltaba mucho sabor; matrimonio de anchoa y boquerón (12€) que no era excepcional. De postre tarta de queso y tarta de zanahoria; ambos postres muy flojos, maxime cuando son de mis favoritos y tengo mucho donde comparar. En resumen: muy buen sitio de barrio para comer si vives o estás ahi porque además los precios son muy ajustados, pero no me mereció la pena una visita ex profeso desde tan lejos.. Guzmán el Bueno, 50. 

5.5/10 €/€€€€.  http://www.latabarramadrid.com/ -  -

VIDEO

13. abr., 2019

No es una tienda permanente. Es un pop up que han montado en el “gran hotel inglés” durante un tiempo. Han desmontado literalmente el restaurante “lobo8” del hotel para crear este espacio réplica del de Nueva York. Han ambientado una pastelería muy agradable con sus mesitas y el mostrador donde te sirven las cupcakes tan afamadas tras presentarse en la serie “sexo en Nueva York”. También ofrecen el clásico banana pudding que, para mi gusto, es mucho más rico que las cupcakes; éstas están demasiado dulces, son muy pesadas y les falta refrigeración. También puedes pedir café, té y algunos zumos y smoothies. El precio, como no podía ser de otra manera, desorbitado: 2 cupcakes, 1 zumo de naranja enano y un café con leche por 13€. Aprovechando el tiempo que va a durar el pop up, la recepción se convierte en una fiesta por las noches patrocinada por Seagram’s Gin, con música en directo y espectáculo de baile. Echegaray, 8.

7/10 https://www.granhotelingles.com/new-york-en-madrid/ --

VIDEO

12. abr., 2019

Vicente González Ambit, dependiente mayor de La Mallorquina, decide establecerse por su cuenta en este local de la Calle León en 1931, en el que la trastienda era la vivienda familiar. González comenzó a especializar el establecimiento en embutidos murcianos de gran calidad, ultramarinos, quesos manchegos... Sin embargo, el abuelo Vicente se vió arrastrado por los avatares de la Guerra Civil, llegando incluso a ser encarcelado. Tras los convulsos años de la contienda, Casa González se convierte en proveedor de la selecta sociedad madrileña de entonces, desde Ortega y Gasset hasta la rancia aristocracia de la época. La segunda generación de propietarios dejan paso a los nietos del fundador, quienes se plantean remodelar Casa González para que ésta no sea sólo una tienda, sino un restaurante de degustación de productos gourmet donde los clientes se vean agradablemente sorprendidos por su calidad y exquisitez. Y ya lo creo que han logrado un ambiente cálido y con gran encanto. Los muebles bajos de madera de puertas correderas son los que aún he podido yo ver en casa de mis abuelos y mi suegra, esa nevera antigua tipo industrial, los espejos y multitud de detalles que te trasladas a otra época. En la entrada se encuentra un mostrador refrigerado con infinidad de quesos y embutidos que te sirven allí mismo. La carta también cuenta con tostas, conservas, salazones, patés, etc. ahhh y no hay que olvidarse de su bodega ya que cuenta con infinidad de variedades, nada menos que  210 vinos nacionales, que también te puedes llevar, de los que 45 están disponibles también por copas. Al fondo hay más espacio (pasando una pequeña barra) con más mesas. Me parece preciosa la fachada con ese escaparate todo de ventanal curvado con la puerta retranqueada tan bien conservado ( me recuerda un poco a la entrada de @eltalgo). Te recomiendo que vengas a conocerlo y tomar un aperitivo, eso sí, rodeado de turistas. León, 12.

8.5/10   http://www.casagonzalez.es/  -Imagen relacionada-

VIDEO