ÚLTIMOS/PRÓXIMOS VISITADOS

11. jun., 2019
10. jun., 2019

Un bar de los de antes año 1919. Paco Manteca era su nombre anterior. Este bar/taberna cerró al poco de estallar la guerra civil por defunción de la mujer de Manteca que era el alma mater. No fue hasta hace unos años (2016) cuando Angel Monje (actual propietario de la Ardosa) y su socio, Victor Manuel Díaz, nos devolvieron esta taberna centenaria. Sus paredes están forradas de madera, así como la barra con su encimera de zinc y, al eliminar las pinturas que había en las paredes, resurgieron unos azulejos que están datados en el S.XVII. ¡Muy bonito interior!. La barra con taburetes antiguos de madera y bidones que hacen las veces de mesas. Pueden presumir de su exclusiva oferta en vinos de Jeréz, con generosos de más de 40 años de barrica. En cuanto a la carta raciones de todo tipo, donde sus especialidades son: las patatas bravas, los pinchos morunos y la tortilla que la traen de sus vecinos "La Ardosa" que la conozco y es de las top de Madrid, no tanto los pinchos morunos que son demasiado picantes y necesitas tener un buen estómago para digerirlos; la salsa de las bravas tampoco es de mis favoritas. Tienen una peculiar manera de servir la cerveza, a golpe de madera; seré cateta (o es porque no me gusta la cerveza) pero nunca lo había visto. Parece ser que se tira en 2 veces. La 1ª para que en reposo sedimente y la 2ª (tras el golpe en la madera) para que ése poso suba. ¡Alucinante los golpes que dan en la barraSonrisa grande!. Colón, 11.

7/10 http://casabaranda.es/  -Imagen relacionada-

VIDEO

10. jun., 2019

De siempre en Malasaña (1942), aunque ha dado un giro importante hacia la modernidad, modificando mucho su interior, no tanto la fachada. Ese bareto malasañero donde se juntaban los vecinos del barrio ha dado paso a algo más actual, con más mezcla de gente y se ha convertido también en bar-restaurante. La fachada es lo que menos ha cambiado, ha conservado el aire del bar antiguo con el logo y los toldos pero ha cambiado los cerramientos de hierro de siempre por un cerramiento negro moderno. El interior es otro, la barra está en el lado contrario y nada tiene que ver con lo que había. Este bar cerró en Marzo del 2018 tras la muerte de Cesto (uno de sus socios) y re-abrió a principios de año 2019 de la mano del Grupo "Mama Chicó" dueños también de otros establecimientos en Madrid. Ellos sabían en lo que se metían al acometer una reforma de un sitio legendario en Madrid e intentaron conservar alguno de los elementos, como la barra, pero se deshacía según intentaron desmontarla. Sí han conservado las lámparas (preciosas) que ahora están de máxima actualidad en decoración con ese aire vintage. Ha procurado conservar al máximo la esencia de "El Palen". Me llamó la atención cuando vi la barra con la exposición de botellas de destilados; lo he visto en Macera y sospechaba que lo habían copiado, pero es que uno de los propietarios proviene de allí y ha trasladado aquí la misma idea de destilados artesanales; tienen ron, tequila o ginebra macerados con los que crean cócteles. En la planta de abajo tienen unas pocas mesitas, pero lo bueno es estar arriba con esos amplísimos ventanales por los que se cuela una luz brillante. También ha resurgido su mítico pepito de ternera al precio de 6,50€ y ahora cuentan con una carta con cocina internacional de la mano de Mamá Chicó". Los precios son más altos pero es que con algo tienen que pagar el local cuyo alquiler -se comenta- que ronda los 10.000€/mes. Aunque los martes y jueves de 16:00 a 20:00 h, el pepito de ternera costará 2,50 € y las cañas 1,10€ los mismos precios que tenía Casto. Otra curiosidad es que algunas escenas de la película "el bar" de Alex de la Iglesia se rodaron en el antiguo palentino. ¡Todo un clásico!. Pez, 8.

7/10 NO TIENE WEB  -Imagen relacionada-

VIDEO