ÚLTIMOS/PRÓXIMOS VISITADOS

10. mar., 2019

Estuvimos un Domingo en el BRUNCH celebrando el cumpleaños de mi padre con todos mis hermanos, hermanas, sobrin@s, cuñad@s etc. En familia en definitiva. Solemos ir en Navidad al Ritz pero, este año estaba cerrado y además no estábamos todos, así que los pospusimos a Marzo para el cumpleaños del patriarca que podíamos coincidir todos. Este es un plan que les encanta a los chic@s de entre 20 y 30 (que es el caso de todos los de mi familia), porque son muy tragones y aquí no tienen fin, jajajajaja. El BRUNCH está catalogado como el mejor de Madrid y yo creo que sí que lo es por completo, aunque yo eché de menos cosas de desayuno y -como su nombre indica- debería ser mezcla de breakfast and Lunch, y aquí de breakfast poca cosa había. De salado todo lo que puedas imaginar y más; tiene hasta medias langostas. No voy a enumerar todo lo que tiene pero, las cosas más destacables son: el cortador de jamón, las langostas, lo preciosos y vistosos que son los postres, y -para mí- el lingote de foie que es absolutamente delicioso, yo creo que, entre todos, acabamos con las existencias. Por supuesto hay infinitas mesas con platos calientes como el Roast Beef y el cochinillo (ambos maravillosos), mesas de fríos: salmón (espectacular), ensaladas, infinitas cremas riquísimas gazpacho, vichissoise, etc. La mesa de quesos, la mesa de sushis, tatakis y tartars, variedades de paelleras con arroces que van cambiando y sacando ininterrumpidamente. El servicio es de los que ya no quedan por el mundo, amabilidad extrema, adelantándose a todos tus deseos. A mi padre le trajeron un pastel con una vela sin haber dicho nadie que era su cumpleaños, y el pianista le tocó el "Cumpleaños Feliz" INCREÍBLE. Lo que menos me gusta es dónde se ubica el brunch; en este aspecto gana el Ritz por los salones y la distribución de las mesas. En el Intercontinental parece que estás en mitad del hall, de hecho entras al hotel por el hall, subes unas escaleras y ahí es donde están todas las mesas sin separación ninguna; resulta un poco desangelado. Es un plan muy familiar de domingo y de hecho prácticamente todas las mesas estaban ocupadas por familias con jóvenes y niños. También es muy práctico el hecho de que a los niños les entretienen con unas clases de repostería, en las que les colocan un gorro de cocinero y les ponen a hacer galletas; los nuestros ya no tienen edad, pero, si tienes niños pequeños, te parecerá genial que los entretengan. El hotel tiene parking propio por la calle perpendicular. Paseo de la Castellana, 4.

9.5/10 €€€/€€€€ http://eljardinintercontinental.com/  -Imagen relacionada-

VIDEO

10. mar., 2019

Nuevo restaurante en Chamartin. Llevan abiertos 5 semanas y aún no es muy conocido. Era viernes por la noche y sólo habia 7 personas más cenando aparte de nosotros. El local es pequeño, con interiorismo sencillo pero bonito, limpio y luminoso con grandes ventanales dando a la calle. A pesar de haber poca gente resulta bastante ruidoso. A la entrada se encuentra la barra y unas poquitas mesas bajas, 2 ó 3. Hacia la izquierda, pasas al comedor. Te encuentras una mesa informal, sencilla  pero con servilleta de tela y platito de pan y todo muy nuevo. Te traen de aperitivo una mantequilla de crema de cabra con pan de @johntorres de 3 tipos: blanco, de maiz y de cereales y también unas aceitunas gordales. La carta está compuesta de muchos platos con claros guiños norteños: mucha fabe, esas rabas cántabras y el arroz con leche en los postres. Una cocina con platos de nombres conocidos, como en las casas de comidas. Pedimos unos entrantes a compartir: mejillones en escabeche caseros que estaban muy ricos con patatas chip; croquetas de jamon nivel DIOS que pasan a formar parte de mi ranking de mejores croquetas, esa besamel está tan buena que creo que deberían incluir más platos en carta con besamel porque la bordan; almejas de carril a la sartén riquísimas con ese toque ahumado que le da la sartén; y unas rabas exquisitas con aritos de cebolla, fabulosa la fritura de ambos pero yo pondría más rabas que cebolla; no me molesta la combinación con la cebolla, porque estaba muy buena, pero era una cantidad excesiva. De platos principales: Solomillo a la brasa que estaba ligeramente carbonizado en el exterior con patatas fritas que no son las mejores ni de calidad de patata ni de  elaboración; presa ibérica que no es de la mejor calidad (creo que cambiaría de proveedor) con berenjena asada que no valía nada; merluza con cococha en salsa verde, el pescado delicioso pero la salsa pobre (no es fácil elaborar una buena salsa verde); es esta una salsa que pido a menudo y muy pocas están 100% logradas; y una fabada que también es el plato⭐️de mi 😇 y que también ha probado en muchos sitios y, a esta fabada le falta fuerza y las fabes estaban ligeramente pasadas. De postre pedimos una mini tatin de manzana que es un buen postre y una torrija a la que le sobra canela y el alcohol en el que va remojada; noté un sabor que no le va a la torrija y les pregunté qué llevaba y era ron. Dispone de una carta de vinos que no está mal con 7 referencias de vino blanco y unas 20 de tinto. En resumen: creo que es un sitio que puede estar muy bien con esos pequeños cambios en sus platos ya que además ponen todo su empeño en mejorar, para lo que te piden el feedback de todos los platos y porque se les ve con ganas de agradar. El servicio perfecto. Son super amables y encantadores; los chefs,  Carlos Griffo y Miguel García se conocieron en Casa Marcial y posteriormente han estado juntos tanto en “La Bien Aparecida” como en “BiBo”. En verano cuenta con una terraza que tiene pinta de estar agradable. Se aparca bien en la zona. No hay parking proximo. Apolonio Morales, 3. 

6.5/10   €€/€€€€ https://instagram.com/quinquerestaurante -Imagen relacionada-

VIDEO

9. mar., 2019

Este es otro bar/taberna emblemático de Madrid; de esos que estoy descubriendo en mi tournée por la ciudad; en este caso, este se encuentra en Lavapiés, muy cerquita de la Pza de Tirso de Molina. Fue inaugurado en el año 1830 y desde el 2007 luce la placa de taberna centenaria del Ayuntamiento de Madrid. El nombre se lo da el torero que la fundó. Sus paredes están cuajadas de fotos de toreros y motivos taurinos colgados de las paredes. También conservan el letrero de las torrijas a 5cts. tiene toda la gracia. Sus recetas siguen siendo las recetas castizas de siempre: los callos, el rabo de toro, los caracoles y las torrijas de siempre. Nosotros pedimos unas patatas bravas con un vermut. El bar está lleno de extranjeros en las mesas bajitas enanitas de la entrada frente a la barra original de madera y estaño y al fondo se encuentra el restaurante. Es muy oscuro con paredes oscuras. Es una de las tabernas más castizas y taurinas de Madrid y la más antigua sin reformar. Si quieres conocer toda su historia (que es extensa) en la que interviene también la Generación del 27 y la historia de la tauromaquia, entra en su página web.  Agradable sitio donde tomar un aperitivo tras el paseo por el barrio. Mesón de Paredes, 13.

8/10   http://tabernaantoniosanchez.com/   -Imagen relacionada-

VIDEO

8. mar., 2019

Es este un bar (no antiguo) sólo del año 1957 muy famoso en el barrio porque además es de lo poquito que hay en estas callecitas entre Ppe de Vergara y Joaquín Costa. Estuvimos tomando un aperitivo-comida muy contundente. Cuenta con una carta bastante amplia de raciones, donde su especialidad son los callos que, en honor a la verdad, están buenísimos; no tanto las zamburiñas que son congeladas. El resto del marisco no lo probé pero no tenía mala pinta: gamba de huelva, langostinos de Sanlúcar, Ostras de Arcade, etc. El servicio bastante lento, porque sólo hay 1 persona en cocina, así que ármate de paciencia. Bareto de barrio, buena opción para ir a tomar unos marisquitos que seguro que están buenísimos; nosotros no acertamos con las zamburiñas. También pedimos una ensaladilla rusa que estaba correcta, muy de bar, un pulpo a la gallega, las patatas no estaban muy buenas aunque el pulpo era de buen grosor, sosa la ración; unas bravas muy ricas y, por supuesto, los callos que están muy muy ricos. La gente se queda fuera de pie apoyados en una mesita alta que hay. Dentro no hay ni taburetes; solo puedes estar de pie. Gabriel Lobo, 18.

5.5/10  https://www.barcerveriaalonso.es/es/  -Imagen relacionada-

VIDEO

7. mar., 2019

No suelo traer aquí los salones de té, ni cafeterías (están en su propia sección) pero en esta ocasión considero que este es diferente y lo incluyo aquí. Entrar es como transportarse a Londres de un solo paso: los papeles y telas de las paredes, el mobiliario, las vajillas y juegos de té, incluso el menú que incluye, además de bolleria española (como por ejemplo los bollos bilbaínos de mantequilla de “Zuricalday”) que me vuelven loca, pasando por los clásicos croissant, terminando con lo típico inglés (scones, muffins, cupcakes...). También dispone de infinitas tartas y, en el apartado de salados, sandwiches, huevos, salmón, etc. En la zona de la entrada se encuentran los sofás, sillas, butaquitas, sillones, banquitos donde sentarse a merendar/desayunar (todos diferentes) y al fondo del local se encuentra la tienda donde se venden todo tipo de cosas para tomar el té y utensilios de cocina y mesa; también textil (paños, delantales, telas por metros...). El servicio pésimo, sólo estábamos 4 personas desayunando y tuve que levantarme a preguntar cuánto más iban a tardar y pedir que me trajeran otro café porque se había quedado tieso. Por fin trajeron nuestro desayuno: 1 english breakfast que consiste en huevo pasado por agua, 2 rollitos de jamon york, muffin con mantequilla y mermelada, café y zumo y un desayuno normal: croissant, café y zumo. Esto por el, “irrisorio” precio de 21€; sí es carísimo pero bueno yo lo pago encantada por estar en un sitio tan bonito, rodeada de cosas preciosas; pero lo habría  pagado aún más feliz si me hubieran atendido mejor. Este sitio estaba antes por la zona de Sta Engracia (no llegué a conocerlo) y hace un tiempo se trasladaron aquí; tenía tantas ganas de venir!!!!!  Ya sabes, si te encuentras por el Barrio de Salamanca entra aquí a merendar o desayunar, pero prepara el bolsillo; es la tetería de la jet. Nuñez de Balboa, 76. 

8/10 http://www.livinginlondonshop.es/-Imagen relacionada-

VIDEO