19. feb., 2019

LE PETIT

Pertenece al grupo "Petit Appetit" que cuenta con 4 locales más con concepto Salads & Bar, otro local que se llama "Merci" que también conozco y me gustó mucho, y éste. Noche tranquila en un sitio muy tranquilo también. Silencioso, un gusto poder escuchar sin problemas a tus amigas. Últimamente la insonorización brilla por su ausencia en casi la totalidad de locales. Éste sí lo está. En cuanto al interiorismo, muy cuidado, lleno de detalles bonitos, paredes de ladrillo visto y esas columnas que proliferan en los locales de esta zona que tienen mucho encanto, y esa luz tenue también le da un aire relajante. La mesa muy bonita pero a mí me falta siempre la servilleta de tela (quienes me seguís lo sabéis...); la vajilla variada preciosa mezclada, de "terre de fer" que es una porcelana que me encanta. Todo muy bistrot/café parisino en lo que a decoración se refiere. El servicio también muy amable porque les mareamos bastante la verdad a la hora de pedir. Vayamos a la comida: pedimos para compartir una burrata con rúcula y tomate que estaba muy muy sosa, necesita mejorar el aderezo así como cambiar el tipo de tomate que no vale mucho; también unas alcachofas que estaban espectaculares; ¡¡de sobresaliente!!, lo mejor de toda la cena, me hubiera comido toda la fuenteSonrisa grande. Como platos principales nos trajeron: Una milanesa acompañada con una pasta que la carne estaba muy buena y con buen empanado pero la pasta poco trabajada, sin más, de la olla al plato creo yo; también un roast beef con puré de patata que no estaba logrado ni lo uno ni lo otro, la salsa del roast beef parecía como de sobre (seguro que no lo era...) y el puré como si llevara tapioca o algo que le da una textura y un sabor poco natural, poco sabor a patatas. También es verdad que yo hago un Roast Beef con salsa gravy que no se lo salta un torero; tartar de salmón que sí estaba bueno y generosa ración; raviolinis con salsa de trufa estaban buenísimos la pasta y la cremita. Como postres: la tarta de limón de @isabeltartasparisinas que es espectacular, igual que comerte un limón, me recuerda a los pastelitos de limón de Embassy de toda la vida; la tarta de queso me pareció mejorable, pero es que es el postre estrella en estos momentos en Madrid y mi favorito (las conozco todas) y la competencia es muy dura, me resulta imposible no comparar; riquísimo el helado que acompaña la tarta. En resumen: es un sitio para parar a tomar un café, desayuno o también comer en un lugar muy agradable en tu descanso de compras por este barrio tan bullicioso e "in". El parking más cercano es el de la Audiencia. Argensola, 24.

6.5/10  €/€€€€ http://lepetitrestaurante.com/  -Imagen relacionada-

VIDEO