11. ene., 2019

ZALAMERO TABERNA

No es una taberna al uso; yo diría que es una taberna con cierta originalidad en su cocina pero que también te ofrece los tradicionales callos que tengo que venir a probar. Carta no muy amplia pero en la que no falta de nada y que dispone de medias raciones para poder probar más cosas y compartir. Cuentan con una buena carta de vinos y muchos vinos por copas; en esta ocasión pedí un tinto del Bierzo que me gustó mucho. Se encuentran en un local no demasiado grande pero acogedor y muy mono decorado; con muchos detalles que deben ser obra de la mujer de David (Ana). David desarrolló parte de su carrera en “Taberna Laredo” (buen sitio también). Todo gira en torno al verde agua y un poco de azul agua también: los platos, los manteles, las sillas, algunas, porque cada silla en la mesa es diferente, a cual más bonita; todo tiene un sello especial. La barra y las mesas, todo ello de madera, son artesanas fabricadas a mano. A la entrada se encuentra la barra con 4 o 5 taburetes, poco más, y la pizarra donde cada día van cambiando la oferta de vinos por copas y los vermús y toda la oferta líquida de que disponen que es muy amplia. La mesa vestida con detalle; todo el menaje muy nuevo, plato del pan y servilleta de tela. El servicio también bueno con rápido y continuo cambio de platos. Abrieron en mayo 2017 y les costó Dios y ayuda porque se encontraron con todo tipo de contratiempos, pero aquí están finalmente y dándolo todo, porque me gustó mucho su cocina y elaboración de los platos.Te traen de aperitivo un choricito picante muy rico y también una crema de verduras con calabaza que estaba deliciosa. El pan de dos tipos ya cortado, también muy rico elaborado en un horno de Villalba. Pedimos para compartir patitas de calamar fritas que vienen con una mayonesa de pimentón y wasabi que estaba todo ello espectacular, la fritura perfecta; también boquerones a la lima que estaban estratosféricos, super fresco el boquerón que es crudo pero crujiente por el polvito de panco (muy usado en sus recetas) que lleva por encima y muy bueno ese sabor cítrico de la lima; croquetas de pollo rostido que estaban espectaculares porque ese pollo tiene un sabor extraordinario y también están rebozadas en panco; steak tartar de vaca rubia gallega con huevito de codorniz muy bien elaborado (sin salsas que lo estropean como en otros sitios) aunque el único ”pero” es que no te traen la prueba del picante en cucharita (deberían) y, a pesar de estar fresquisima la carne y muy rico, le faltó picante; y para terminar un arroz con pato, en el que el pato estaba alucinante y el arroz también pero quizá no tanto como el pato. De postre nos invitaron a una crema de limón con arenita de galleta que estaba correcta. Cuenta con unas mesitas en la acera que serán una buena terraza en verano, y no tiene aparcacoches pero hay un parking enfrente. Narváez, 67. 

 8/10  €/€€€€  https://zalamerotaberna.com/   -Imagen relacionada-

VIDEO