1. dic., 2018

KUC PLACE TO BE

Unai Camba, que hasta hace unos meses estaba junto a su padre en "Arce", se estrena por su cuenta en este local ubicado en lo que fue hace muchos años, "El mentidero de la Villa". Es un local pequeño, con mesas y taburetes altos en la entrada, junto a la barra, que estaban vacíos sábado por la noche y unas 5 mesas un poco más dentro. Y por un pasillo al fondo llegas a un reservado que no ví.  Muy muy ruidoso hasta el punto de que no oyes al que tienes pegado. La gente que había cenando tipo mordernillos. Había leído que tienen una música infernal y afortunadamente la han eliminado y sólo la pusieron al final, cuando ya habíamos terminado de cenar; ¡se agradece!. No es cómodo el local porque, por ejemplo, nuestra mesa es una que está delante de la puerta de entrada y cada vez que entra o sale alguien (que por lo general se dejan además la puerta abierta) te quedas helado del frío que te da directamente. En cuanto a la comida Unai ha transformado la cocina clásica de Arce en una cocina con toques especiados, cítricos, ácidos, asiáticos, pero no muy logrados. Lo que sí hay que reconocer es que es una cocina muy muy natural y light.Cuenta con una carta muy cortita (17 platos) con oferta original y ligeramente diferente al resto de cartas de Madrid pero con unas raciones diminutas y con poco sabor. Pedimos todo para compartir: pulpo ahumado con parmentier de patata que estaba muy salado y las láminas de pulpo son tan transparentes que no sabes lo que estás comiendo porque no sabe a nada; Navajas con sofrito de ajo y cítricos, también muy insulsas, sin sabor comparadas con las que yo como en Huelva asadas al vermú, ¡nada que ver!; Tartar de gamba roja by Balky le pasaba lo mismo y la textura además no me gustó; La huerta de invierno fue lo mejor de toda la cena unas cebollitas y alcachofa muy sabrosas; Raviolis de carrillera de ternera y salsa de su guiso también estaban muy sabrosos, la salsa muy lograda y con ganas de mojar bien el pan; salazón de pez limón en lonchas con vinagre de salpicón y encurtidos, es un plato en el que los encurtidos roban todo el sabor del pez limón y no sabe a nada tampoco. Terminamos con unos postres mediocres: tarta de galleta de la abuela y tarta de queso que (yo soy experta y la pido en todos lados) no valía nada. Cuenta con una carta de vinos nada convencionales y probamos un tinto de Rias Baixas de uva Mencía muy clarete que no nos gustó.  Francamente creo que todos venimos con unas expectativas que defraudan y que esperábamos más de Unai. Si eres de buen comer (me refiero a cantidad) este no es tu sitio. Esas raciones hacen que salgas con hambre del local a no ser que te hinches a pan. No es un sitio al que volvería. El parking más cercano está en la calle Piamonte. Santo Tomé, 6.

6/10   €/€€€€  https://www.kucplacetobe.com/ -Imagen relacionada-

VIDEO