6. nov., 2018

PEZ FUEGO

En este local que fue "Reto" del "Grupo Oter", importante grupo que cuenta con 25 restaurantes en Madrid en estos momentos, se ubica desde hace 1 mes y medio Pez Fuego. El local es muy grande y con un interiorismo cuidado; cuenta con varias zonas: a la entrada una zona de sillitas bajas con una TV; junto a esta zona, otra concebida para sentarse después de comer o cenar a tomar un cocktail (tiene extensa carta); otra zona de reservado, y el restaurante en sí. También dispone de una terraza al fondo y 2 barras muy resaltadas. Han mantenido algunos detalles de la discoteca que fue cuando era "Reto": las bolas de discoteca y la cabina del DJ. El servicio de sala es impecable, teníamos 2 camareras para nuestra mesa de cinco (no había muchas mesas ocupadas un martes noche) que nos atendieron de maravilla, muy bien los tiempos entre platos aunque un poco olvidadizas en reponer pan y agua. El maitre demuestra su profesionalidad al no recomendarte el pulpo porque hoy estaba un poco duro; en muchos otros sitios se trata de vender por vender... La mesa muy bien vestida; me gustaron mucho los platos del comienzo y bonita cristalería también; todo muy nuevo que da gusto!. En cuanto a la cocina, su nombre lo dice todo: peces en el fuego. Carnes  (especialidad el tomahawk) y pescados a la brasa (fabuloso rodaballo) es su producto principal; también los arroces. La carta es sencilla sin complicaciones en las elaboraciones pero con una selección exquisita de la materia prima, escogiendo las lonjas y cárnicas con esmero. El tipo de cocina es muy parecido en todos los restaurantes del Grupo pero siempre bien elaborado. Nada más sentarte traen unas olivas negras y unas maxialcaparras. Después traen el pan de distintas variedades que estaba muy bueno (me parece importante el pan en un restaurante porque es la carta de presentación) y un aperitivo de crema de verduras riquísimo. De entrantes a compartir: ensaladilla rusa muy buena, más entera la verdura que las que he comido últimamente que parecían puré de ensaladilla; calamares fritos exquisitos en textura y fritura, sin gota de grasa ¡riquísimos!; y Burratina con tomate deshidratado y fresco y emulsión de albahaca que estaba también buenísima y muy apetecible fresquita. Como platos principales: Rodaballo al estilo Guetaria (para 2) que era extraordinario y perfecto punto en las brasas; nuestro baby de carne roja mayor a la brasa (entrecot) buenísimo también y en su punto perfecto de cocción; para acompañar todos los platos de carne y pescado pedimos unos pimientos caramelizados ¡extraordinarios! y unas patatas chip  caseras finísimas que prometían más por su aspecto que luego en boca; arroz con carabinero de capa fina muy sabroso con 1 carabinero y ese arroz al dente como nos gusta a los amantes del arroz; y arroz marinero limpio como su nombre indica es un arroz sin nada pero que está igualmente exquisito y perfecta fuerza del fondo (caldo); me he encontrado arroces que no saben a nada o saben en exceso porque el fondo no está en su punto. De postre una tarta Alaska (souflé con frutas y helado dentro) que tarda 15 minutos en elaborarse y es un postre muy original y muy bueno; hojaldre fino de manzana verde también elaborado al momento, tarda 15 minutos, esta tarta también cumple.  No pedimos vino pero cuenta con una carta con 140 referencias y también con gran variedad de infusiones y cafés aunque tampoco los probamos. Dispone de aparcacoches (aunque el martes por la noche no estaba) y el parking más cercano está en Rosario Pino. Orense, 68.

8/10  €€/€€€€  https://pezfuego.es/  -Imagen relacionada-

VIDEO