14. nov., 2018

SACHA

No te líes al llegar porque a mí me costó encontrarlo. No está realmente en la propia calle, sino a la espalda del número 11; en un callejón a continuación de "Rubaiyat".  Este es un sitio de los de siempre; tipo HORCHER o el desaparecido JOCKEY.... ¡Un clásico! y con su público fijo. Increíblemente yo no lo conocía a pesar de llevar aquí desde hace 45 años cuando lo abrieron Carlos Hormaechea (vasco) y Pitila Mosquera (Gallega), los padres de Sacha. Sacha siempre está aquí y hoy no iba a ser menos. Está tan instaurado en la gastronomía madrileña que incluso se habla de "Sachismo". Se denomina "botillería y fogón" y su nombre lo dice todo. Gran bodega y gran comida. El local tiene la decadencia de un local que no ha sufrido modificaciones en su decoración en mucho tiempo, con un aire coqueto de bistrot francés. Fuera de la modernidad y los interiorismos que se llevan ahora en todos los locales "de moda". Muy agradable a pesar de estar lleno hasta la bandera un miercoles a la hora de comer; mayoría de comidas de negocios con mucho señor trajeado. Las especialidades son la raya y los pescados gallegos en general aderezados con sus más de 20 tipos de AOVES y su tortilla vaga que es una tortilla de patata con morcilla y piparras que solo está cuajada por un lado. Los platos son caseros, recetas clásicas con guisos, cuchara y caza; nada de fusiones, ni platos excéntricos. Comida muy buena y de toda la vida. De esos sitios a los que se viene a disfrutar y donde sabes que todo va a estar bueno. El servicio en sala exquisito; la srta que nos atendió con gran profesionalidad y atenta al detalle. Mesa vestida muy sencilla en consonancia con el local. Una pena porque no pude probar demasiadas cosas y tendré que volver (seguramente a celebrar mi Santo en Diciembre) a pedir los pescados, su ensalada de corujas y algún postre que siempre me gusta probarlos. Pedimos para compartir: berzas albardadas ¡maravillosas! la elaboración y el punto de la berza; la tortilla vaga que no había probado (hacen una réplica en UMO que no pedí) y que me pareció de las cosas más originales que he comido últimamente y ¡estratosférica!; de platos principales: arroz de perdiz y setas delicioso y con un sabor del fondo riquísimo y sopa de cebolla que la experta en sopas de cebolla (mi hija) calificó de insuperable. No pedimos ningún vino ni postre porque ya no llegábamos a más, pero todo llegará...En verano cuenta con una terraza que debe estar muy agradable porque está entre plantas y árboles. No dispone de aparcacoches pero hay varios parkings muy cercanos; el más cercano en Juan Hurtado de Mendoza a la espalda de Sacha. Juan Hurtado de Mendoza, 11.

8.5/10  €€/€€€€   https://www.tripadvisor.es/Restaurant(no tiene web propia) -Imagen relacionada-

VIDEO