14. oct., 2018

SALA (Guadarrama)

REPOST (14.10.2018). Lo han vuelto a reformar y cada vez es más grande y más feo la verdad. Está puesto con bastante poco gusto. El aperitivo ya son sólo las aceitunas gordales; eso sí tan ricas como siempre, pero ya no vienen con los boquerones como antes; los pedimos aparte. Para compartir (eramos 7) pedimos: unos pimientos rellenos de gambas con salsa de carabineros envueltos en hojaldre, que, a pesar de preguntar una y mil veces si lo de "brick" quería decir que iban envueltos, y decirnos que no, al final sí iban envueltos en pasta bric y los hubiéramos preferido normales sin envoltorio; las sempiternas gambas también extraordinarias como siempre no en vano tienen fama en todo Madrid; unas croquetas de boletus y trufa también muy ricas pero ridículo el tamaño que tienen como medio dedo meñique. Platos principales: una merluza rebozada un poco seca porque se pasó ligeramente de punto; un entrecot a la plancha también pasado el punto (a pesar de haber insistido que lo queríamos muy muy poco hecho) y poco sabor; un rodaballo riquísimo; una ensalada de queso, frambuesas y foie fresquita  rica; chuletas de cordero que estaban normales; las patatas fritas que acompañan a varios de los platos no son extraordinarias, parecen recalentadas; y los postres bastante elaborados; los helados muy ricos y de enorme variedad de sabores. El servicio un poco mareante porque no aguanto el tema de: "por favor me trae...."; "no mire es que eso es mi compañero; yo se lo digo a mi compañero.."; total que unos por otros y la casa sin barrer... vamos... que nunca más te traían lo que tenía que traer el susodicho "compañero". Por esto y porque la comida me ha parecido muy irregular (unas cosas bien y otras bastante regular), le bajo 1 punto en esta nueva visita. Ctra. de Los Molinos, 2 (Guadarrama).

7/10   €€/€€€€  http://www.restaurantesala.com/  -   -

(muchas visitas anteriores).  Empezó siendo un bar cutre en el pueblo. Después el restaurante interior, y después (como está ahora) con esa fantástica terraza que, aunque un poco hortera y recargada, resulta agradable y tranquila. Es un sitio que siempre está lleno. Tiene mucha fama por sus gambas que son buenísimas; están perfectamente hechas en un punto perfecto. Yo creo q están cocidas con ligero toque de plancha. Riquísimo el aperitivo de gordales y boquerón. Se come francamente bien, toda la carta es rica, las carnes de guadarrama, los pescados, los postres, etc. Es muy buena opción de vuelta a Madrid por la A-6 o si andas por la sierra. Ctra. de Los Molinos, 2 (Guadarrama).

8/10     €€/€€€€  http://www.restaurantesala.com/