21. sep., 2018

LA MALAJE

Yo diría que es una taberna andaluza pero no al uso; sus platos no tienen mucho de andaluces; sólo algunos. Quiero decir que en su carta sí aparece el clásico jamón ibérico y las gambas de Huelva pero todo lo que pedimos era una mezcla/fusión de sabores, a veces demasiado rebuscados. Producto de la tierra y del mar andaluz con su manera particular de cocinarlos. Tienen 2 menús degustación, uno por 38€ y otro por 55€ pero nosotros comimos a la carta y todo para compartir en plan raciones, excepto un plato que fue de no compartir. He de comentar que la cena fue de más a menos. Nada más sentarte te traen el pan y un aceite muy bueno para mojar (uf😥poco light!). A continuación pedimos: sardinas ahumadas con mazamorra cordobesa que estaban ¡¡ESTRATOSFÉRICAS!!, ¡¡qué delicia!! y a mí no me gustan las sardinas, pues estas me maravillaron; ensaladilla con camarones, no es de las mejores que he comido y la pena es que los camarones (que es un toque fabuloso) no se aprecian al gusto; ensalada de prolongo (tipo salchichón) con higos, un plato un tanto rebuscado pero que nos gustó mucho con una salsa muy estridente de lima y cítricos; melocotón "aliñao" con anchoas nos gustó menos que la otra ensalada, también llevaba una especie de pipirrana como salsa fuertecilla; salteado de verduritas ajerezado con langostinos que pidió una de las comensales para ella, también muy rico; judías verdes con sobrasada que no me gustaron especialmente porque tenían un cierto sabor amargo; salpicón de vaca a la antigua ¡¡RIQUÍSIMO!!, es una especie de escabeche muy logrado; y el plato estrella fue la corvina salvaje con salsa de almendras que estaba espectacular. Los postres muy mediocres: plátano al curry con helado de chocolate una mezcla la del curry con el plátano que no creo que se integre muy bien; y una pastela de limón que estaba sin más. La carta de vinos sólo tiene referencias de vinos andaluces (manzanillas, jerez, sauvignon etc). Público muy ecléctico desde Joaquín Sabina, a la presentadora del Telediario de A3, niños, personas mayores, nosotros, y jóvenes. El local es bastante ruidoso y le sobra una música de fondo que se escucha entre el bullicio. La mesa bien vestida con vajillas y cristalerías muy nuevas (el plato precioso) y servilleta imitando a paño antiguo que me gustan. El servicio eficaz y rápido. El restaurante se encuentra ubicado en la casa-palacio del Marqués de la Vera del año 1691 a la cual le han realizado una restauración espectacular y que merece la pena ver por dentro y también su fachada. En el interior del local se conservan unas columnas antiguas de la época que ves a través de un cristal que da a un patio del palacio (por la noche no se ve) y también el techo de vigas vistas. Esto le confiere al local un toque muy elegante. No dispone de aparcacoches pero el parking está en la acera de enfrente. Relatores, 20.

7/10   €€/€€€€   http://www.lamalaje.es/    -Imagen relacionada-

VIDEO