11. feb., 2017

RUBAIYAT🥩🇧🇷

Había estado varias veces hace tiempo y hoy pongo la crítica al día. Restaurante brasileño con todo tipo de cortes argentinos y brasileños (Raza Brangus, Raza Tropical Kobe...). ¿Qué decir de las carnes? que son espectaculares, acompañadas o no de sus salsas. Nada más sentarte te traen unos aperitivos contundentes consistentes en gordales con cebolleta alemana, un tipo de queso, tapenade, pimientos asados y un tomate a la brasa; este aperitivo te sirve como entrante. Esto viene con un exquisito pan tipo "brioche" y otros pequeños panecillos de queso y, cuando crees que no puede haber más variedad, te traen un pan (formato cake) de trufa delicioso. Pedimos como platos principales: la carne estrella de la carta "Tropical kobe baby beef" que, he de decir que tuvieron que cambiármela porque estaba dura y pasada de punto. Insiste mucho en el "mugiendo" de la carne porque se les pasó a pesar de haber dicho muy poco hecha. La 2ª pieza ¡espectacular!; tan importante es el punto que parecía otra carne diferente. También pedimos un "Baby Gold" (mejor parte del baby beef) que es para 2 personas; igualmente maravillosa. Pero no sólo los carnívoros tienen cabida aquí; pedimos una lubina sobre parmentier de patata y trufas que estaba de escándalo. Todas las carnes acompañadas de las exquisitas patatas souflé y de cebollitas a la brasa. Ahh y con las carnes trajeron una nueva cesta con más variedad de panes, entre ellos el de aceite y el de mantequilla de locura. Los panes los hacen ellos todos a diario en un horno que se encuentra en el piso de abajo. Para rematar una tarta de manzana que es un "must"; de las mejores de Madrid; las manzanas están caramelizadas diría yo y la masa super fina apenas perceptible. Los postres vienen acompañados de unos macarrons y una gran teja. El local es enorme pero curiosamente silencioso y tranquilo a pesar de estar lleno, y el servicio es bueno, aunque al principio se ralentizó un poco; el encargado Antonio encantador. Gran cocina a la vista toda acristalada donde doy fe de la tremenda limpieza a fondo (bien de espuma) que le dieron al terminar. Tiene una de las terrazas más bonitas y agradables de Madrid. Dispone de aparcachoches. La apertura del establecimiento Rubaiyat Madrid hace ya 10 años, tiene un importante significado, ya que simboliza el regreso de la familia Fernández Iglesias a España después de haber emigrado a Brasil desde Galicia en el año 1951. En sus 10 años de andadura no ha perdido un ápice de calidad.  Juan Ramón Jiménez, 37.

8.5/10     €€/€€€€ http://www.rubaiyat.es/  -Imagen relacionada-