24. may., 2018

CARBÓN NEGRO

Últimísima apertura en Madrid y de lo más de moda. Todo el postureo se encuentra aquí en este INMENSO local que, hasta hace bien poco, ocupaba la cafetería "FLECHA" en Juan Bravo. Otro de los mejores locales de Madrid junto al de Pomerania. Cuenta con una planta a pie de calle con un barra central y al fondo las cocinas separadas por un cristal, la entreplanta y otra planta arriba que no es completa porque tiene un vacío en medio por donde se ve todo lo de abajo (un poco en plan "LUX"). En verano contará con terraza. Alguno de los Rumberos ("Grupo Larrumba") está también involucrado en este ambicioso proyecto. En cuanto a la decoración está muy bonito, sillas diferentes, grandes barras, todo grandioso y con el toque Larrumba en sus lámparas de paja que siempre me fijo. Nuestra mesa no era nada cómoda porque nos dieron una mesa redonda enorme para pocas personas y no nos oíamos de lo separados que estábamos y del ruido que hacía una mesa grande que teniamos pegada. Los proveedores de una materia prima óptima son: las verduras de la huerta de Dastasu, en Tolosa, las carnes de Guikar, y el pescado y marisco de extracción directo de Galicia, todo ello en la parrilla experta de las manos de Gonzalo Armas, ex jefe de cocina en Filandón y, no sé si tendrá algo que ver, pero antes de saberlo, ya le noté yo el toque Filandón: mismas parrillas, mismos lenguados, mismas carnes, mismo concepto diría yo. Nada más sentarte te traen una mantequilla muy original grabada con el nombre del restaurante pero la verdad es que no nos gustó, está ahumada pero es excesivo el sabor que tiene; yo la cambiaría por alguna de sabor tomate o hierbas (en Francia las tienen exquisitas). La carta completísima con muchos entrantes (algunos con 1/2 ración), pescados y mariscos abundantes, verduras, etc. Pedimos como entrantes: arroz meloso de gamba roja que estaba bueno pero no para echar cohetes, mejor pedir otras cosas; berberechos de la ría que estaban fresquísimos, buen calibre y muy buenos; las siempre presentes en nuestras cenas croquetas de jamón que estaban buenas y las traen sobre unas patatas paja. Como platos principales pedimos: los espárragos naturales a la brasa que me defraudaron un poco porque no eran tan gordos como esperaba ni tan sabrosos; los persigo siempre en temporada y los pido en todas partes y no eran de los mejores; un lenguado a la brasa de un tamaño bastante pequeño para el precio que tiene pero que estaba bien  hecho y fresco; y una cola de merluza fabulosa y riquísima. De postre pedimos una crème brûlée que estaba rica y una tarta de queso de las de ahora (medio deshecha) que también pido en todas partes y que es buena aunque las conozco mejores; para mi gusto le falta más sabor a queso. El pan es bueno de dos variedades. En cuanto al servicio es bueno para la envergadura del local y la cantidad de gente que hay allí, pero, en la entreplanta donde estuve, tienen una mesa central que utilizan como apoyo y donde limpian los pescados y esa mesa se les queda pequeña, no caben los platos de todo el mundo y los pescados se van quedando fríos porque no dan abasto a limpiarlos. Gran comodidad que cuenta con 2 aparcacoches en esa imposible zona para aparcar. Juan Bravo, 37.

7.5/10   €€/€€€€ www.carbonnegro.com      -Imagen relacionada-

VIDEO