3. abr., 2018

FLOREN DOMEZAIN

Primera cena después de una Semana Santa de excesos; esto quiere decir que era cena de solo chicas y fue bastante light. Pedimos como entrantes la famosísima y reputadísima lechuga del huerto de Floren que bien merece una visita su restaurante aunque solo sea para probar esta lechuga; la mejor que he comido también ayudada por su estupenda "pócima mágica" que no es nada más que un vinagre que elabora él pero que le da otra vida a las verduras y ensaladas. También pedimos una alcachofas confitadas en flor que estaban ricas y frescas (de la huerta de Tudela) pero las he comido mejores; y ya nos lanzamos a los platos principales que pedimos uno cada una: la menestra de verdura con un juguito de verdura por encima estaba exquisita, la merluza un buen lomo y muy fresca, pelín sosa, y el atún toro a la brasa que estaba rico pero tampoco para echar cohetes; claro que yo venía de la Semana Santa en tierra de atunes en todos sus cortes y variedades y es inevitable la comparación. De postre un ruso. Unas buenas porciones de un pan riquísimo de maiz y otros tipos. En cuanto al local es más grande de lo que yo pensaba y tiene recobecos, una zona a la derecha de la entrada y otra a la izquierda. Nosotras estábamos en la zona derecha que resulta muy oscura. La mesa redonda (me encantan las mesas redondas!) bien vestida, con vasos duralex naranjas (iguales que los de mi casa de la sierra jajaja totalmente vintage) y servilleta de tela. Floren (el propietario), al que tuve oportunidad de conocer, es conocido por ser considerado "El Rey de las verduras" y por crear el mayor huerto urbano en una azotea en Madrid. Todas las verduras que se degustan aquí son de su huerta en Navarra y también las que provee a varios restaurantes conen Madrid. También cuenta en carta con carnes y pescados elaborados a modo tradicional. En el local tiene un huerto vertical hidropónico ecológico con las lechugas que te sirven en la mesa y que, si tienes suerte, te llevas de regalo a casa (nosotras tuvimos la suerte). Ahhh y no olvides comprar una botellita de su aderezo mágico, porque a partir de ese momento todas las ensaladas serán otro cantar. El local también cuenta con una zona de barra y pinchos en la izquierda que no llegué a ver... Tango que volver porque quiero probar muchas más verduras; así que en breve recalaré de nuevo alli Floren!. Dispone de aparcacoches aunque -entre semana- tuvimos la gran suerte de encontrar sitio en la misma puerta. Castelló, 9.

7/10 €€/€€€€ http://florendomezain.es/restaurante/  -Imagen relacionada-

VIDEO ï“·