22. feb., 2018

ARAHY

En el local del desaparecido (o trasladado) CLUB 31 se ubica este restaurante cuya especialidad en todas sus formas y maneras es el atún rojo. Os preguntaréis de donde viene el nombre tan raro y poco comercial, ARAHY; pues es como se llama la mujer del chef José Ynglada “Mundy” que es su socia. José se consagró en ”el mentidero de la villa” y ha continuado su carrera aqui. El éxito del restaurante fue fulgurante y casi inmediatamente se colocó entre los top más de moda y, tengo entendido, que desde que abrió (hace 2 años) ya ha cambiado su decoración en 1 ocasión. El local a mi no me gusta, es muy oscuro, en forma de tubo y sin ventanas (nunca me gustó y lo que me gustaba del Club 31 era su reservado). Ahora también dispone de varios reservados, pero al fondo del local, lo que te obliga a pasar por delante de todo el mundo (y que te vean si no quieres ser visto, ¡malo...!) hasta llegar, aunque he leído que tienen acceso directo desde el portal; si es así, ¡está muy bien!. Con la nueva decoración sí me gusta cómo ha quedado la parte de delante junto a las escaleras, ha quedado bonita, pero la zona del fondo sigue sin gustarme con cambio y todo. No por la decoración (que sí convence con esos bancos corridos de terciopelo, sino por el local en sí oscuro y feo).  En la entrada tiene una agradable barra con el único ventanal del local dando a Alcalá y también cuenta con mesas y taburetes altos donde se puede degustar raciones y ostras con champagne mas algún postre. El local da la sensación de muy agradable y recogido pero hay mucho ruido (estaba lleno jueves noche). No cuenta con aparcacoches pero hay un parking a la espalda. La mesa bien montada con mucha cristalería toda diferente y mantel y servilleta de hilo. Estoy empezando a estar un poquito cansada de los mismos platos y vajillas en todos los sitios; creo que hay que hacer un revival y volver a las vajillas clásicas de toda la vida o recurrir a algo diferente (no sé el qué...). El servicio bien, aunque se terminó el pan y nunca más se acordaron de traer el nuevo cuando ya se cocinó y el chef (que tanto toma la comanda como cocina) un poco demasiado rápido o exigente en el momento de tomarnos nota, llegando a agobiar un poquito.  En cuanto a la comida, al llegar hay unas aceitunas gordal en la mesa (sin más) y la mantequilla (muy buena con un toque de sal). El pan de 2 tipos es muy rico, pero de los precocidos. Como entrantes pedimos para compartir: ensaladilla (que estaba buena), guisantes del maresme con jamón ibérico (lo mejor de los entrantes); las consabidas alcachofas (muy buenas) y unos canelones de ropa vieja y trufa (estaban buenos y con este plato José hace un guiño a su Cuba natal).  De platos principales el steak tartar que no vale nada mezclado con una salsa que no le va, acompañado de unas patatas fritas malas (yo diría que congeladas); la merluza braseada, una buena porción pero pieza con poco sabor; el atún rojo picante en tacos (exquisito; sin duda el mejor plato de la noche) y el ceviche de lubina que lo ponen con demasiados acompañamientos. No pedimos postres. Las raciones son inmensas y me gustó y me pareció cómodo el sistema que tienen de carta que resulta muy asequible (si no te inflas a 🍷🍷 claro, que en nuestro caso cayeron 2 botellas entre 4; y eso que no bebemos ...😂😂) porque por 29.90€ puedes elegir 1 entrante y 1 principal y cenas perfectamente. Me ha decepcionado un poco la irregularidad en los platos, quiero decir que veo que el atún es extraordinario y el resto de la carta más floja. Me gustaría probar el menú que tienen de 42€ donde te ofrecen 6 platos de atún rojo en múltiples formas de cocinado y corte; debe ser extraordinario!!!!. Alcalá, 58.

7.5/10   €/€€€€.  http://www.arahyrestaurante.com/ -Imagen relacionada-

VIDEO