16. feb., 2018

CLOS

Abrieron hace 2 meses escasos y yo les auguro grandes éxitos. Elaboran muy bien platos con producto mediterráneo de gran calidad y frescura añadiéndoles toques vanguardistas. La historia de CLOS empieza, podríamos decir, en Marbella, donde, su propietario Marcos Granda (que es el sumiller aquí) es asimismo propietario del Rest. SKINA donde ostenta 1⭐️ Michelin. Pues bien Marcos se trajo a su gran equipo (Xabier Iturralde en sala y Victor Infantes en cocina) que estaban trabajando en Londres con Eneko Atxa. Este equipo ha conseguido, en este corto espacio de tiempo, situar a CLOS en un puesto muy alto en el escalafón madrileño, tarea arduo complicada tal y como está el panorama gastronómico aquí. El local es pequeño, tranquilo y con una iluminación que le da un aire acogedor. Creo que puede albergar unas 22 personas, más un reservado para 7-8 personas más, perfecto para una comida/reunión de trabajo. La mesa maravillosamente vestida; hacía tiempo que no veía unos manteles y unas servilletas de hilo tan bien planchados 😊 y el desfile de vajillas, lujosas unas (con filo plateado) y más informales otras; todas ellas muy bonitas. En cuanto al sistema de cartas me ha encantado y me ha parecido muy práctico el que tengan, además del ya consabido menú degustación, un “menú del día“ de lujo (por llamarlo de algún modo). Esta última fórmula es la que elegimos y consiste en elegir 1 plato entre tres Primeros+1 entre 3 Segundos+1 postre entre 2. Resulta una cantidad más que suficiente para una cena ya que delante de todo eso te incluyen unos aperitivos (3) que completan muy bien el conjunto y todo ello por 50€. El menú degustación consta de 12 platos y cuesta 70€. Considero que tiene una buena relación precio-calidad. Cuentan además con una gran bodega con infinidad de referencias españolas y francesas, Jerez, Champagne, etc. Muy de disfrutar para los grandes amantes de los buenos caldos. El servicio muy atento a todas nuestras peticiones y -detalle gracioso y diferente- que le da un aire informal, es el uniforme de los camareros que van con zapatillas de tenis blancas y la manera de servirte el pan ¡exquisito por cierto, de masa madre y homemade! (en vez de la clásica cesta y las pinzas, te lo sirven ellos con guante blanco). Una curiosidad es que únicamente abren de lunes a viernes, ya que se encuentran en una zona claramente de negocios y  en su estudio de mercado vieron que el fin de semana bajaba mucho la afluencia; si así les va bien, y parece que sí...  Tiene todos los alicientes para optar a estar entre los estrellados. No cuenta con aparcacoches y el parking más cercano está en Ponzano a unos 300m. 

Voy con la comida. El menú en general me pareció muy equilibrado, estaba todo buenísimo y fabulosamente presentado. Nunca enumero todos los platos (están en IG) pero sí destaco lo que más nos gustó: la yema de huevo con jugo de callos y brioche estaba deliciosa, también el arroz de pichón ambos en su justo punto, ambos platos de 9; así como los postres donde te das cuenta que no hace falta liarse demasiado para hacer algo de gran calidad como el hojaldre casero y también de notable alto estaba La huerta de invierno, esas setas y guisantes al dente con la espuma de coliflor ¡fabuloso plato!; Por poner un pero sería el erizo de mar, primera vez en mi vida que lo probaba por aprensión, estaba rico pero lo considero un producto difícil para un aperitivo impuesto. Todo, todo ampliamente recomendable, razón por la que lo incluyo en #favoritosalioli. Raimundo Fernandez Villaverde, 28. (En verano 2018 han abierto terraza).

8.5/10  €€/€€€€  http://restauranteclosmadrid.es/  -Imagen relacionada-

VIDEO