1. jul., 2017

EL JARDÍN DE LA MÁQUINA

La llegada es un tanto liosa con el tema de los aparcacoches. Resulta que desde muy temprano se les llena el parking de dentro y tienes que dejar tu coche fuera con la correspondiente aglomeración y el incordio de tener que recorrer a pie una zona un poco incómoda para sras. con tacones 👠. Una vez dentro el ambiente es muy agradable. El restaurante está ubicado en un enorme chalet (lo que fue "la leyenda"). Es como estar en una casa de campocon mucha madera predominante en la decoración y sensación de calidez y aire rústico y campestre. El local es tranquilo y silencioso sin músicas de fondo ni ruidos. Nos sentamos en unas sillas, un poco ortopédicas por cierto, pero la mesa para 7 es redonda y está muy bien ubicada delante de un ventanal, apartada y con separación considerable del resto de mesas, ¡agradable!. Pedimos las bebidas. Ligero caos..., a unos se las traen, a otros no, tardan y tardan... muy lenta esta 1ª jugada, aunque después ya se activaron y resultó perfecto el resto del servicio.  Por fin llegan las bebidas y he de comentar que no dominan mucho el tema de los combinados. La mesa no me gusta mucho cómo está vestida, aunque sí es verdad que se corresponde con una casa de campo. Pedimos los entrantes: croquetas de jamón y de boletus que estaban mediocres, alcachofas en flor (como las de "el pimiento verde"), que resultaron deliciosas, ensaladilla rusa sin más y 1/2 ración de callos, con poco callo y demasiado jamon, chorizo etc. Como platos principales pedimos: almejas a la marinera de muy buen tamaño pero poco sabrosas, solomillo Charolés exquisito y en su punto de plancha, rodaballo a la plancha una buena pieza y exquisito también, un roast beef con su salsa y puré de patatas que, he de comentar, que lo hago yo mucho más rico el auténtico roast beef inglés con salsa gravy; la salsa de ellos bastante insulsa; y, para terminar, un arroz abanda que no estaba maravilloso pero tiene la ventaja de que sale muy económico porque con 2 raciones comen 3 de sobra. Como postres pedimos: torrija de brioche que estaba exquisita, crème brûlée deliciosa y 2 tipos de helados (de nuez y arce y de café con almendras) que estaban muy muy logrados. Ahhh destacar también el pan que es muy rico, mejor el blanco que el de semillas. No hemos disfrutado del jardin pero lo recuerdo como precioso, supongo que no habrá cambiado mucho. Es un lugar perfecto para comidas y celebraciones familiares o para grandes eventos ya que dispone de salones en la planta alta de gran tamaño. Original el letrero en el baño indicando que hay wifi y que compartas tus fotos (cosa que ya hice). El precio me pareció ajustado, pensé que nos iba a costar más. Mis valoraciones de precio son siempre quitando el vino y copas.

REPOST: 2ª visita en esta ocasión en el jardín, que es de los más agradables de Madrid, porque además no se escucha el trajín de coches en la Ctra. de la Coruña que está justo al otro lado del muro. Avda. de la Victoria s/n.

7.5/10  €€/€€€€  http://eljardindelamaquina.es    -Imagen relacionada-