20. ene., 2018

LA CANDELA RESTO ⭐️

⭐️ Nueva Estrella Michelin de 2018. Lo 1° que tengo que decir es que penséis muy bien como vais a llegar hasta aquí porque el restaurante se encuentra en una zona de tráfico restringido, por detrás del café de Oriente. Restringido es totalmente inaccesible con coche porque no es como Las Letras, que entras y vas a un parking, aquí no hay parking dentro y los de fuera están completos en fin de semana. Recomiendo 100% un taxi. Es un local para únicamente 24 comensales y la mesa más grande que se admite es de 6 personas.

Bien, después de este rollo (que es importante) voy al local; extraño, con decoración tipo ¿art deco, podría ser? (lámparas, sillas todas diferentes, azulejo blanco en paredes, etc) que no me disgustó; desde luego no es de estética parecida a ninguno de los “de moda”. Estaban ubicados en Valdemorillo y, por falta de público entre semana, decidieron trasladarse al Centro, y después de 3 años... vino todo lo demás. Todo es muy informal aquí. En cuanto a la mesa no conseguimos salir de la vajilla blanca 🙄 de presentación inicial, copas bonitas y los emplatados muy parecidos todos y, algo que me chocó, muy oscuros todos los platos (me refiero al alimento y a la piedra en el que te lo sirven) esto añadido a que había poca luz lo convierte en ligeramente tenue todo. 

Voy a la comida: el chef Samy Alí es de padre Sudanés y además ha trabajado en Shangai, Londres, Sudán, Irún, Barcelona y todos estos periplos quedan reflejados en lo que él denomina "cocina salvaje" y ya lo creo que lo es: silvestre, sin normas, sabores nuevos, texturas, etc. He de decir que algunos de estos sabores llegan a resultar excesivos para un paladar poco habituado a ellos; y también resultan poco combinables unos entre otros (siempre hablando desde un paladar poco acostumbrado). Nosotros pedimos el menú de 16 platos, hay otro de 12 y otro de 18. No funcionan con carta. Pues bien, no voy a enumerar todos y cada uno (los podéis ver en IG o en el video de más abajo) pero sí os cuento los que más nos gustaron y los que menos. Los que más: trabajan maravillosamente los encurtidos (núm 1); también riquísimas las cortezas (num. 2) y de la rama (num. 3) destacaría el cucurucho de pesto albahaca+dry tomate ¡exquisito! y -también de la rama- el rabo de buey+teriyaki+grosella ¡fabuloso!. Tras esto, considerado como aperitivo, de los platos "fuertes" me gustó el que más el de pez mantequilla+ajo negro+macadamia y también el salmón muy logrado, no en vano es su plato Estrella. Resumiendo creo que están mucho más logrados los aperitivos y postres que los pasos intermedios. No me gustó nada el chipirón con la esferificación (llega a resultar desagradable ese picor tan extremo en la garganta). La carta de vinos es extensa con referencias fuera de lo común (los que me seguís sabéis que no soy muy vinícola), pero el vino elegido por nuestro amigo (que sí lo es y además se dedica a ello) me pareció riquísimo; estoy consiguiendo así meterme más en este mundillo. En cuanto al "cantar" el menú, nos gustó más el chico que empezó y menos la chica que continuó hasta el final con un sermón que recitaba como las tablas de multiplicar. No dispone de aparcacoches y los parkings más cercanos son Pza. Oriente, Las Descalzas, y Pza. Mayor. Amnistía, 10.

7/10 €€€€/€€€€  http://lacandelaresto.com/   -Imagen relacionada-   -Imagen relacionada-

VIDEO 